Cómo sobrellevar los problemas emocionales que causa la inmigración

Comprender el lado emocional de inmigrar, y aprender cómo sobrellevar el choque cultural le ayudará a adaptarse a su nuevo hogar.
Achieve Solutions



Si usted recientemente inmigró a un nuevo país, probablemente se siente como un pez fuera del agua. Quizá las personas hablan más rápido de lo que usted había anticipado, o su nueva comunidad no es exactamente lo que esperaba. Tal vez no es tan fácil orientarse, o las personas no parecen dispuestas a ayudar. Puede ser que extrañe su país y su forma anterior de vida. Quizás hasta esté considerando regresar a su país.

Los sentimientos que usted tiene y las experiencias por las que está pasando son normales. Se los conocen como “choque cultural,” y afecta a todas las personas que están aprendiendo a vivir en un ambiente nuevo y diferente. Comprender el lado emocional de inmigrar, y aprender cómo sobrellevar el choque cultural le ayudará a adaptarse a su nuevo hogar.

Comprenda el choque cultural

El choque cultural generalmente no llega repentinamente así como el término lo sugiere. Es más bien la acumulación de experiencias y emociones que pueden ir y venir durante las primeras semanas o meses después de su llegada. Al igual que el dolor, el choque cultural y la adaptación implican una serie de fases predecibles, las cuales que finalmente conducen a la persona a que se integre con éxito en la nueva sociedad.

Fase 1— Al llegar a su nuevo país, usted se sentirá lleno de energía y listo para explorar ansiosamente su nuevo ambiente. Satisfacer las necesidades inmediatas parecerá una aventura, y probablemente se dará cuenta que la mayoría de las personas son amigables y están dispuestas a ayudar. Se concentrará y le reconfortarán las similitudes entre su nuevo país y su parís de origen.

Fase 2— La segunda fase podría surgir de una crisis seria o de varias experiencias negativas y problemas que hacen que la vida cotidiana sea difícil. Las reacciones comunes durante la fase 2 incluyen:
  •  sentimientos de soledad, tristeza o de estar alicaído; deprimido
  • experimentar malestares físicos como molestias o dolores o síntomas de alergia
  • dormir muy poco o dormir demasiado
  • sentimientos de frustración, ansiedad, ineptitud, inutilidad, vulnerabilidad o de ser víctima de injusticias
  •  estar demasiado preocupado con su salud, alimentos y limpieza
  • sentimientos de ira o de resentimiento hacia el nuevo país; estereotipar al nuevo país y a la gente como “malos”
  • idealizar su forma de vida anterior o su país de origen
  • sentimientos de nostalgia por el hogar y de pérdida de su identidad
  • tener dificultades para resolver pequeños problemas y situaciones
La fase 2 puede durar meses y puede ser particularmente aguda si el nuevo país es muy diferente al que dejó, o si existen factores como barreras de idioma o dificultades financieras. En algún momento, usted se preguntará, “¿Qué estoy haciendo aquí?”

Fase 3— La tercera fase señala un punto decisivo. Comenzará a sentirse capaz de adaptarse al nuevo país al desarrollar habilidades para resolver problemas, sin embargo se dará cuenta que continuará teniendo desafíos. Esta fase supone refinar su reacción ante las crisis y ante los problemas recurrentes. Desarrollará un sentido del humor acerca del proceso, comenzará a disfrutar los aspectos de su nueva cultura y obtendrá el deseo de formar parte de la misma.

Fase 4— El equilibrio emocional regresa y usted logrará tener una sensación de pertenecer a la nueva sociedad y de estar integrado en la misma. Enfrentar las crisis cotidianas dejará de ser su punto central. Más bien, comenzará a pensar en el futuro—establecerá metas a largo plazo y desarrollará ideas acerca de cómo quiere vivir en su nuevo país.

Fase 5— Llamada el “choque de reentrada”, esta fase ocurre si regresa a vivir o a visitar su antiguo país. Usted habrá adoptado muchos aspectos de la nueva cultura, y por lo mismo, sentirá que ya no se adapta a su comunidad anterior.

Cómo facilitar la transición

Aprender cómo adaptarse a su nueva cultura llevará tiempo, y experimentará contratiempos en el camino. Las siguientes sugerencias le ayudarán a mantenerse en buenas condiciones físicas y mentales para evitar que los contratiempos perjudiquen su progreso:

  • Sea optimista y mantenga los problemas en perspectiva. Cuando le suceda algo malo, concéntrese en lo positivo.
  • No se esfuerce demasiado. Usted no puede precipitar la asimilación. Pero puede familiarizarse con los aspectos de su nuevo país que podrían ser problemáticos.
  • Cuando ocurran problemas o malos entendidos, piense cómo podría reaccionar de alguna manera diferente con el objeto de que la próxima vez que se encuentre en una situación similar consiga un resultado positivo.
  • Haga ejercicio, aliméntese bien y evite las bebidas alcohólicas y las drogas.
  • Encuentre la manera de estar en contacto con su grupo étnico, el mismo que le ayudará a mantener las tradiciones que son importantes para usted. Sin embargo, evite vivir en un enclave étnico, ya que puede impedir que usted aprenda cómo vivir en la nueva sociedad.
  •  Busque las oportunidades para interactuar en su nueva cultura, y practique un nuevo idioma si es necesario.
  •  Evite establecer metas poco realistas. En su lugar, dé algunos pasos pequeños y recompénsese por pequeños logros.
  • Concéntrese en la familia. Es su principal fuente de apoyo.
  • Tenga amplitud de criterio; no juzgue creencias ni prácticas que sean diferentes a las que usted tenga.
  • Mantenga un sentido del humor.
  • Esté preparado para el fracaso. Acepte sus fracasos, y siga adelante.
  • Busque ayuda de los demás.

Fuente: https://www.achievesolutions.net/achievesolutions/es/Content.do?contentId=9326

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza