Entradas

“Por aquí todos bien, gracias a Dios”

Imagen
La posguerra española, miseria, caciquismo, prisión, paro y hambre, empujó a la emigración; en Canarias, a la emigración venezolana. Los hombres buscaban la carta de llamada y se iban de madrugada, en patera o en barco, clandestinamente, o con esos papeles que se guardaban como el oro en las gavetas de las cómodas vacías. Delante, al final del viaje, había la quimera. A unos les fue bien, no volvieron; a otros les fue mal, los vi volver, como si los precediera un fracaso inesperado. Se quedaban las mujeres, los hijos. Aquellas mujeres, como de luto, venían a casa, me dictaban sus cartas para explicarles a los hombres qué pasaba aquí, qué había en su ausencia.

Por Juan Cruz, El País



Ellas dictaban palabra a palabra, como un testamento; explicaban la tragedia de vivir. Todas las cartas empezaban con la misma fórmula: “Querido marido, me alegro de que al recibo de esta mi carta te encuentres bien de salud. Nosotros por aquí bien, gracias a Dios”. Los párrafos que seguían eran la crónica …

Cualquier cambio implica incertidumbre

Imagen
A la hora de tomar una decisión, la incertidumbre es lo primero que hay que asumir. Después conviene valorar elementos objetivos y subjetivos que pueden influir en nuestra resolución, darnos un tiempo de reflexión y pasar a la acción.
Por Lola Morón*, El País, España



Tomamos decisiones decenas de veces cada día. Banales la mayoría, otras que pueden cambiar nuestra vida para siempre. El objetivo de toda resolución es obtener de entre diferentes alternativas aquella que suponga la solución más adecuada a un problema que previamente hemos identificado; decidir cuál de las potenciales es la más apropiada para lograr nuestro objetivo, maximizando los beneficios, reduciendo los costes y logrando unos niveles de seguridad en los que consigamos sentirnos cómodos.

Para decidir, el primer paso consiste en asumir un grado de incertidumbre. No se puede tener la certeza de que nuestra elección va a ser la correcta, ya que existen factores imprevisibles que no podemos controlar. Hasta los resultado…

Llegó con 300 dólares y sin embargo cumplió el sueño americano

Imagen
Lorena Cantarovici  es una contadora argentina. Llegó a Estados Unidos con 300 dólares, una mochila y sin saber ni una palabra de inglés. Quería quedarse seis meses para juntar plata y volverse a México, donde estaba viviendo en ese momento.
Por Olivia Goldschmidt, La Nación


"Empecé a trabajar de forma inmediata de moza y me aprendí el menú de memoria. Al salir a la cancha me di cuenta que eran todos americanos y estaba en problemas", dijo en entrevista telefónica a La Nación Lorena Cantarovici y aseguró que la ciudad de Denver no es "como Miami" donde uno puede comunicarse prácticamente en español.

Tenía 26 años y durante dos años trabajó en un restaurante de comida mexicana y, en su tiempo libre, en un hotel en la misma cuadra. Era contadora recibida en la UBA y había finalizado un máster de Mercadeo en México. "Con esos dos títulos, levantar una bandeja llena de platos después de un año y medio me dolía el alma", recordó. Su primera aspiración era cons…

Inmigrantes: 6 consejos para afrontar el dolor y las dificultades del desarraigo

Imagen
Dejar el país de origen y emigrar necesita un proceso de adaptación: hay que estar atentos a las "señales" de malestar del propio cuerpo
Por Ana Sofía Ibarra Castro. Aleteia


Las migraciones son tan antiguas como la humanidad. Sin embargo, desde hace algunos años las nuevas tecnologías han cambiado el modo de vivir y la experiencia de la migración, permitiendo un tipo de comunicación antes impensable. A pesar de esta gran diferencia, el proceso de migrar supone igualmente un desgarro e implica una transformación de nuestra identidad.

Si observamos lo que le pasa a una plantita cuando la trasplantamos a un ambiente distinto, podemos imaginar lo que le sucede a una persona cuando tiene que “cortar raíces” y después volverlas a echar en un lugar distinto del que ha crecido.

El éxito de este cambio depende de muchos factores como la salud de la persona y del entorno que le rodeaba, el cómo se trasplanta y por supuesto, las condiciones que encuentra en el nuevo ambiente.
Antes de …

Migrantes: los nuevos colores de la sociedad chilena

Imagen
Hace cinco años, ver a personas negras en Santiago de Chile era muy poco común; pero con la última ola migratoria, verlas por doquier se ha vuelto cotidiano. El problema es que la sociedad chilena parece no estar preparada para recibir a los miles de colombianos, haitianos, venezolanos, ecuatorianos y dominicanos que forman parte de la migración que está cambiando Chile. Eso, sin mencionar a los peruanos y bolivianos, que hace años llegaron para establecerse en el país.
Por Mónica Nanjari, Deutsche Welle


Esta migración sur-sur tiene su origen en la búsqueda de trabajo y un mejor nivel de vida. Pero los migrantes que llegan a Chile se topan con un rechazo y prejuicio que se manifiesta en la vida diaria. No es raro ver cómo son víctimas de bromas de mal gusto de algunos, que muchas veces son respondidas por otros chilenos que defienden a los inmigrantes, o escuchar en reuniones familiares  o en la calle que “Chile se está llenando de extranjeros”.

Nada más lejos de la realidad, considera…

Carta a un hijo que emigró

Imagen
Hijo, para mí también es muy duro tenerte en el corazón, y no entre mis brazos, y soñar contigo pero despertarme sin ti. Sólo ahora que tomaste la decisión de irte del país, es que entiendo claramente esa felicidad que teníamos cuando estábamos juntos. Por Carlos Dorado

Pero los hijos no nos pertenecen. Hay que disfrutarlos mientras se tienen al lado, y dejarlos ir cuando lo requieran, aunque ello sea muy triste. Tú tomaste una importante decisión en tu vida: Emigrar, y para eso se necesita ser muy valiente, ya que es muy duro apartarte de tu país, tu familia, tus amigos, tus lugares; y por eso te admiro profundamente. ¡Hasta el día que decidiste irte te di el presente, pero ahora tú vas a darte el futuro!
Tú te mereces más, y no debes conformarte con menos, a pesar de que estás asumiendo un gran riesgo. Pero déjame darte un consejo: El mayor riesgo en la vida es no asumir precisamente riesgos. El haberte ido a otro país no te garantiza el éxito; pero si trabajas duro, con honradez, …

Aprender a ser migrantes, venezolanos en Perú

Imagen
Karla Diez nació en Lima, es hija de peruanos, vive en el distrito limeño Pueblo Libre y trabaja en el área de mercadotecnia de una multinacional en Perú. Pero siempre que le preguntan de dónde es, responde: “Soy venezolana”.
Por Elda Cantú, The New York Times


Karla, quien tiene cerca de 40 años, pertenece a una comunidad de miles de venezolanos que forman la llamada “diáspora bolivariana”, unos 200.000 ciudadanos que en los últimos años han abandonado el país empujados por la escasez de productos básicos, la inseguridad y la crisis económica.

Viajan sobre todo a Colombia (donde el vicepresidente ha hecho declaraciones xenófobas sobre ellos), a Panamá (donde se han producido protestas con el eslogan “No más Arepas”), a Estados Unidos (donde el gobierno planea construir un muro en la frontera con México) y a Argentina (donde hay mayores controles migratorios desde enero). Y viajan cada vez más al Perú, donde han encontrado un clima diferente: el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski promul…