Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Crisis de refugiados en Europa: riesgos frente a beneficios de largo plazo

Imagen
Durante años, Europa sabía que el actual flujo de inmigrantes era inminente, pero es evidente que el continente no estaba preparado para las consecuencias humanitarias, logísticas y económicas derivadas de ello. El alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados estima que 366.402 refugiados han cruzado el Mediterráneo en dirección a Europa este año, de los cuales 2.800 murieron o desaparecieron durante la travesía. Alemania, Austria, Reino Unido y Francia acordaron acoger refugiados de Siria, Irak y otras regiones asoladas por el conflicto. Austria dijo que acogería 12.000 inmigrantes. Por Universia Knowledge



Sin una previsión de cuando será el final del flujo migratorio, es necesaria una responsabilidad global compartida de acogida y reasentamiento de esos inmigrantes. Está claro que hay muchos más desafíos. Uno de ellos es la escalada impresionante del aspecto humanitario de la crisis -como la muerte de los inmigrantes durante el viaje hasta el hacinamiento en los campam…

El choque cultural nunca desaparece del todo...

Imagen
Desde que comenzó el éxodo venezolano unos 10 años atrás (mas o menos) hay sin fin de historias de éxito y fracaso. A muchos venezolanos les ha ido muy bien. Muchos venezolanos han logrado salir adelante, levantar a sus familias, y ser felices en el nuevo país.  Tomado del blog Venezolanos en Uruguay. (venezolanosenuruguay.wordpress.com)


La realidad es que mientras el venezolano ha estado acostumbrado a viajar, esto de emigrar es nuevo. La relación entre el expatriado y el país que lo recibe es similar al de Rachel y Ross en Friends: primero se gustan, después se odian, después se entienden, y finalmente se enamoran.
Algunos inmigrantes tienen mucha suerte y desde que pisan el nuevo país, les gusta, se adaptan, y viven felices por siempre. Otros nunca se acostumbran y viven mal o deciden irse a otro lugar o devolverse. La mayoría pasan por varias fases de alegría y felicidad o tristeza y desesperanza. Vamos de “no puedo creer que estoy aquí, esto es lo máximo!” a “¿qué demonios hago aq…

Los cuatro pilares de la estabilidad: cómo mudarse sin morir en el intento

Imagen
Estos últimos años he tenido la suerte de conocer decenas de países y ciudades diferentes. Por algunas sólo he estado de paso, mientras que en otras he vivido durante semanas e incluso meses. A base de cambiar tanto de “casa”, he desarrollado la habilidad de adaptarme rápidamente a cualquier lugar. Sin embargo, no siempre fue así. Por Angel Alegre


Poca gente lo sabe, pero cuando salí de casa por primera y me fui a vivir a Seattle lo pasé muy mal. Fueron unos meses muy duros en los que me sentí triste y aislado. Hoy quiero compartir contigo esa historia y las lecciones que aprendí en ese periodo de mi vida.
Mi primera experiencias fuera de casa
Nací en Cáceres, una ciudad de 95.000 habitantes situada al oeste de España, y hasta los 21 años viví allí en casa de mis padres.
Todo era muy fácil durante aquella época: me hacían la comida, me lavaban la ropa, mis amigos del instituto se convertían en compañeros de universidad… Mi única preocupación eran los estudios, que afortunadamente se me …

Dos veces inmigrante

Imagen
Un refugiado es un migrante. Y un migrante -pienso- es, siempre, alguien que pide refugio. Pienso en el taxista y su doble extrañamiento: alguna vez extranjero en Chile; nuevamente extranjero al regresar a su país, Argentina. Un inmigrante pulseando con el día a día un pequeño refugio para sí mismo y su hija. Por Diana Fernández Irusta  | La Nación, Argentina


Había un cumpleaños, llegábamos tarde y -qué le hace una mancha más al tigre- apelé al recurso fácil: mano extendida, taxi que viene, suspiremos por lo caro de las tarifas y vamos, arriba.
Dije rápidamente la dirección, mientras acomodaba cartera, hijo, regalo. Vi, un poco de refilón, cómo el taxista tecleaba el GPS, se demoraba unos minutos. Sin volverse, preguntó, cuidadoso: "Queda? a tres kilómetros, ¿no?"
Impaciente, respondí de mal modo. "No tengo idea. Se supone que ustedes saben." Y hubo algo. Un rictus fugaz en el espejo retrovisor. Una tristeza súbita. Cierto silencio. La sospecha de que esta vez la in…

Los viajeros de Bruno Catalano

Imagen
Arte en tiempos de inmigración: la cruda realidad de un mundo fragmentado cobra dolorosa vigencia en los viajeros de Bruno Catalano. Por Mariano Jesús Camacho

En estos tiempos en los que el hogar es incierto refugio, reposo de guerras y tempestades de escasez, en este mundo fragmentado en el que la tierra propia depende de voluntades ajenas, en esta época que como en todas las épocas arrancan de cuajo nuestras raíces de un futuro sobre el que crecer, la genialidad incompleta del artista francés Bruno Catalano cobra dolorosa vigencia. Una maleta, un hombre, una historia, familias enteras y partidas que se lanzan a lo desconocido dejando su verdaderas pertenencias atrás. Un viaje forzado que es odisea, un horizonte que abraza y nos gustaría infinito, obligado por el exilio y el sufrimiento, en busca de libertad y guiado por la supervivencia.


Esculturas incompletas de viajeros, vacíos que son recuerdos y que nuestro cerebro acaba por completar, rellenando inconscientemente los huecos que …

¿Cómo ayudar a los adolescentes a adaptarse cuando nos mudamos a un nuevo país?

Imagen
Hay decisiones que se toman a lo largo de la vida que llevan a las personas a diferentes destinos. En el caso de los emigrantes, la determinación de buscar un mejor futuro profesional, quizás una mejor vida para sus hijos, los motiva a izar las velas y empezar de nuevo en tierras desconocidas. Cuando el viaje se realiza en solitario, las preocupaciones son por los familiares a distancia, relacionarse y cubrir las necesidades básicas. Mientras que, cuando se emprende en familia todos los integrantes se ven de alguna manera afectados por la transición. Por Cintia Fuentes Ramos, psicóloga Infanto-Juvenil en Dubai Herbal & Treatment Centre 



Hace unas semanas la esposa de un gerente en un reconocido hotel de Dubai que tiene pocos meses de haberse mudado al Emirato, comentaba que a sus niños les ha costado adaptarse al estilo de vida de los Emiratos. Describía que su niño de apenas un año percibía el brusco cambio que han tenido que dar debido al trabajo de su esposo, porque a pesar de s…

Mi salto de fe

Imagen
Mi hermano me regaló el viaje. Ese fue su regalo de Navidad. Se suponía que iríamos juntos a Europa, pero por cosas del destino esto no se pudo. Me propuso en lugar de eso visitarlo a Vancouver, la ciudad donde residía. Nunca había tenido el sueño migratorio,  éste empezó cuando arribé a la ciudad de mis sueños.
Por María Grecia Sánchez





Desde hace años atrás soñaba con vivir en otro país, pasar trabajo y enamorarme de un extranjero, sin embargo, nunca me visualicé viviendo lejos de los míos para siempre. Eso no estaba en mis planes. Para muchos venezolanos la historia de su salto de fe o el despegue del terruño criollo, empieza por razones políticas que bien justifico, sin embargo, este no fue mi caso. Bajar al aeropuerto de Maiquetía en La Guaira, Venezuela, y convertirme en una inmigrante más, fue solo una consecuencia de mi enamoramiento por Vancouver, Canadá, en el 2012.  

Mi hermano me regaló el viaje. Ese fue su regalo de navidad. Se suponía que iríamos juntos a Europa…

Lo que va a pasar

Imagen
Respeto y admiro a los venezolanos que tienen el valor de autoexiliarse de esta locura a la que, por ahora, nos tienen sometidos estos comunistas irresponsables que nos malgobiernan. Sin embargo, veo con preocupación, lo difícil que lo pasan quienes, obligados a emigrar, lo hacen con ilusiones y desesperación, pero sin plan y a la deriva.
Por Claudio Nazoa




A mi longeva edad, me ha dado por dar consejos que nadie oye. Como dice mi admirado Rafael Poleo cuando cita a André Gide: “Todas las cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha, es preciso comenzar de nuevo”.

Sugiero que quienes tengan planes de irse lo piensen. Se tomen un respirito de sensatez y se pregunten: ¿Qué estudié? ¿Qué habilidades tengo? ¿Vendo mi casa y mis cosas? ¿Soy medianamente simpático? ¿Le caigo bien a la gente? ¿Cuántos dólares o euros tengo para contar con un colchoncito que me permita establecerme? Si me meto a mesonero, ¿lo haré con gusto y ganas de servir? ¿Soy soltero y sin hijos? ¿Soy casado y con h…