Inmigrantes empresarios y sus historias de éxito


Los inmigrantes que llegan sin nada a Estados Unidos y logran el éxito en los negocios comparten ciertas características, afirma el empresario de Dallas Mario Ramírez. Sacrifican tiempo familiar y social para dedicarlo al trabajo, buscan cómo mejorar sus negocios y superarse personalmente, y están dispuestos a adaptar sus empresas a las necesidades del mercado.

Mario Ramírez

"La capacidad de sacrificio es extraordinaria en estas personas. Se levantan a las 4:30 a.m. para regresar a la medianoche si es necesario, aún a riesgo de su salud porque saben que de otra forma no la van a hacer", dijo Ramírez, propietario de las taquerías La Paloma y autor de Paisanología Empresarial. La publicación es un compendio de 12 historias de empresarios inmigrantes exitosos, incluyendo varios con sede en el Norte de Texas como Alfredo Duarte de Taxco Produce Inc. y Gloria Rubio de los restaurantes Gloria's.
"No es un ABC de cómo iniciar un negocio, son experiencias que la gente me hizo el favor de compartir. Yo solo fui un vehículo para lo que ellos tenían que decirle" a los demás inmigrantes, explicó.
Ramírez escribió el libro para que la comunidad aprenda de las vivencias de estos empresarios y para que el público estadounidense se entere de qué pasó con los millones de inmigrantes que entraron al país a principios de los 80 y a mediados de los 90. El autor afirma que el balance económico de tal migración fue positivo, medido a través de la creación de pequeñas empresas y la generación de innumerables empleos.
Pero uno de los principales temas de su libro es que no es fácil convertir en realidad los sueños, y que el camino al éxito está tapizado de fracasos.
"Todos quieren abrir una taquería porque es lo que conocen y pueden hacer entre toda la familia... pero entran sin investigación a un negocio saturado, rentan un lugar, fracasan y terminan cerrando el negocio y perdiendo sus ahorros" a pesar de que le "echaron muchas ganas", refirió.
Hoy es posible evitar estas desiluciones apoyándose en la asesoría de agencias como la Administración de Pequeñas Empresas (SBA), los departamentos de desarrollo económico en los municipios y las cámaras de comercio, dijo. "Los recursos ahí están, lo interesante es que la respuesta no es ni el 10% de lo que quisieran estas instituciones. Somos nosotros los que no estamos haciendo el trabajo", recalcó Ramírez. "No va a llegar la SBA, no va a llegar Felipe Calderón o Barack Obama a tocarnos la puerta y a preguntar en qué nos puede ayudar. Las oportunidades hay que crearlas"
Duarte, uno de los empresarios en el libro, dijo que él se apoyó en los valores que le inculcaron sus padres en La Rosilla, Durango.
"Yo le digo a la gente que trabajar duro es una parte, estudiar es otra parte, y la otra es saber dónde te paras. Hay que ver lo que está pasando a tu alrededor y adaptarse. Eso es algo que siempre me ha ayudado a mí en las buenas y en las malas, tener la capacidad de dar marcha atrás y enderezar el camino", dijo Duarte.

Fuente: http://aldiatx.com/news/2012/nov/16/inmigrantes-empresarios-comparten-historias-de/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza