Me voy quedándome


por Oscar Hernández Bernalette 


Tuve cita con un médico en días pasados. Hombre preparado y culto. Todo esta bien  contigo, me confirmó. Por lo demás, me confesó, tengo guayabo, visité a mi hija en España y la verdad es que nos hace falta. Este tema de nuestros hijos emigrando es duro, me afirmó. Me contó que había pensado irse también. Tiene licencia para ejercer la medicina en España. Esa historia de una sola hija y separada de nosotros es demasiado duro, me afirmaba. Lo comprendí. La consulta había terminado y comenzaba una amena conversación sobre el fenómeno migratorio. Rodrigo me confirmó que él no se iba. Ya sus padres habían emigrado a Venezuela. No se sentía en capacidad de repetir la experiencia. Además, a su edad, era como una prueba difícil y riesgosa  aunque económicamente pudiese igual estar resuelto.
Estuve de acuerdo con él y, más o menos en los siguientes términos,  abordé el tema: mucha gente emigra sin evaluar debidamente las consecuencias de un cambio de esta naturaleza. Ya de por sí el fenómeno migratorio no se inicia con la llegada al destino desde el país de origen. Se inicia cuando en nuestra mente comienza a rondar la idea de irnos, de emigrar. Es entonces cuando se genera un fenómeno de desapego, de desgaste energético y de angustia. A los enormes esfuerzos que hay que hacer, sumamos el impacto emocional que los preparativos pueden tener en cada uno de nosotros. Puede ser difícil. De allí, si bien la decisión es netamente individual, tenemos que prepararnos debidamente para iniciar el camino. 
Mientras más hablo con la gente que se plantea esta opción, más me  convenzo de la importancia de pedir orientación migratoria. Muchas veces autogeneramos conclusiones para fortalecer nuestra decisión y no siempre son las más apropiadas. Por ello, la asesoría migratoria es tan importante. Intercambiar  con personas que manejan herramientas que nos ayuden a tener una visión de conjunto es fundamental.
Muchas personas han tomado su decisión de una manera más efectiva y menos dramática que otras personas confundidas, o simplemente mal entendidas, sobre la realidad que significa el complejo proceso de adaptación. Esto nos lleva a insistir en la importancia de buscar asesoría. Aquí, en Caracas, el Centro de Capacitación Migratoria  se ha convertido en una excelente oportunidad para buscar ese apoyo. Tratar de evaluar con especialistas las implicaciones de tamaña decisión en la vida puede marcar la diferencia entre una decisión meramente emotiva y un proyecto de vida planificado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez