¿En qué estación llegas o te vas?

En este momento me encuentro en mi país de origen el cual ha sido bendecido por un clima ideal. Sin embargo, acabo de llegar de mi país de acogida, donde el frío y la nieve decidieron adelantar su llegada. Se dice que lo único seguro en la vida es el cambio y el pasar de las estaciones del año ilustran este punto de forma extraordinaria y comprensible para todos.
Por: Sonia Peña-Czechowicz, @sonitzka










En nuestra vida también tenemos estaciones. Normalmente se asocian con el proceso de envejecimiento: primavera es juventud e invierno es vejez. Realmente no es a eso a lo que me refiero. Independientemente de nuestra edad o ubicación geográfica, independientemente de si te gusta o no te gusta alguna de ellas, las estaciones van y vienen inexorablemente.

Sin importar la época del año, podemos sentir momentos efervescentes como de primavera, la sensación agradable del calor que nos besa la piel como en verano, los colores del otoño y el ambiente festivo de la navidad en invierno. Hay momentos iluminados, oscuros o vibrantes. Hay momentos de crecimiento que ocurren en nuestro interior, que se sienten pesados pero que no son más que preparativos para nuestra maduración.

El objetivo de cada estación es abrirnos a la temporada siguiente. Por eso la sabia naturaleza desviste sus follajes para mostrar ramas secas, dejándolas en el pasado, para permitir el paso a la próxima estación con toda su abundancia.

Cuando hablamos del tema migratorio, si emigramos a un país de cuatro estaciones, me atrevo a decir que todos quisiéramos llegar en primavera o verano, literal y emocionalmente. Lo literal es manejable. Lo emocional no tanto. 

No me cansaré de hacer énfasis en lo compleja que es la decisión de emigrar. A veces sentimos que todo encaja con nuestro plan, pero hay un filtro que muchas veces nos hace ver nublado un día radiante. Quizás en esa etapa de profundos cambios sólo somos capaces de ver los palos mustios sin darnos cuenta que lo que está pasando es que nos estamos preparando para una nueva y mejor estación emocional de la cual tenemos la certeza de que llegará. Como en la naturaleza.

Quizás nos parezca el invierno como la estación más inclemente y resulta que internamente es la más productiva, aunque no lo podamos ver en ese momento. En el caso de la naturaleza está preparando al mundo para la explosión de colores, olores , sabores y sensaciones que es la primavera. Y para nosotros también.

Si podemos interpretar estos signos y mensajes, aunque muchas veces vengan codificados y luzcan áridos y difíciles, sabemos de antemano que no son eternos porque, irreductiblemente, llegará una nueva estación bendiciéndonos de innumerables maneras.

"Vive cada estación del año a medida que pasa; respira su aire; bebe su bebida; saborea su fruta y entrégate a la influencia de cada una” Henry David Thoreau

Fuente: www.inspirulina.com/en-que-estacion-llegas-o-te-vas.html#.VHZtCsipK44.mailto

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza