Experiencias de inmigrantes españoles en Gran Bretaña

Testimonios de españoles que viven en Reino Unido.
El País Madrid 3 OCT 2013 - 18:39 CET197

Daniel Villalba
Hace tres años me encontré en las puertas de la empresa que me había despedido, haciéndome una pregunta, ¿qué es lo que quiero hacer ahora?, lo tenía claro, quería mejorar. También tenía claro que en España no era posible, así que cogí mi maleta un billete sin fecha de retorno y me vine al Reino Unido, con intención en un principio de mejorar mi inglés.
Aterricé en Manchester, porque a mis 39 años me pareció la mejor opción. Casi todo el mundo elige Londres, pero para entonces pensé que era una ciudad muy cara y un ritmo demasiado rápido para mí. No tenía ningún plan, solo estudiar inglés para poder trabajar en Reino Unido y probar suerte.
Yo soy técnico electrónico (F.P.2). Lo primero de lo que me di cuenta es que en Reino Unido te valoran más por tu experiencia laboral que por títulos académicos. A los tres meses empecé a enviar CV's. El mercado de trabajo en Reino Unido es muy dinámico, empecé a hacer entrevistas (que quizás este es el paso más difícil cuando no controlas la lengua) y al poco tuve varias opciones.
Ahora trabajo en un departamento de exportación; mientras en España las empresas miran al trabajador como un gasto, aquí me siento muy bien cuidado, ya que en Reino Unido creen que el trabajador es parte de la producción.
Evidentemente, echo de menos Barcelona, pero nada más estoy a dos horas de avión. Por lo tanto, es como trabajar a 1500 kilómetros de tu casa.


 
Santiaago Mateo
Santiago Mateo
Yo llegué a Reino Unido y Londres en particular, tras acabar la universidad (el momento en el que presenté mi proyecto de ingeniería industrial ya tenía comprado el billete para venir). Fui a la aventura, con un plan en mente que, según llegué aquí, rechacé.
A la hora de buscar trabajo hay dos tipos:
  • No cualificado, en el que básicamente te tienes que patear la ciudad buscando todo tipo de posibilidades: ventas al pormenor (retail), hostelería, teatros, etc. El inglés es importante, puesto que si vas a estar ante el público, tienes que ser capaz de comunicarte con él. Hay muchos puestos para gente con un dominio más reducido, dentro de las cocinas y cosas así.
  • En el caso de trabajo profesional cualificado, trabajo hay. Y si te esfuerzas, se consigue. Eso sí, no caen del cielo y el sistema aquí funciona completamente diferente. Nunca te llaman a una entrevista si no tienes posibilidades reales de ser contratado. No se suele llamar a la entrevista a más de 10 personas por puesto. De ahí que el CV sea tan importante: si te vendes bien, se te abren las puertas. Por otro lado, el inglés lo dan por hecho a la hora de hacer una entrevista, no importan los títulos que tengas de inglés, si no eres capaz de entender lo que te dicen por teléfono, no se puede llegar a ningún sitio.
Londres es una ciudad muy cara y difícil. La búsqueda de alojamiento es una auténtica pesadilla puesto que todo es muy costoso y, por regla general, muy mal mantenido y viejo. Es muy importante tener mucha paciencia para encontrar algo que te permita vivir. Además, el transporte es un auténtico atraco y la gente, como en toda gran ciudad, está muy ocupada. Es difícil conocer gente, y una vez que la conoces es difícil coincidir. Y el clima… pues qué decir, todo lo que se dice del cliema británico es cierto: lluvia y frío. Pero eso no es lo peor, las nubes son muy bajas y eso produce una sensación de pesadumbre que puede llegar a afectar a todos los que venimos del sur de Europa (españoles, italianos, franceses, portugueses, todos nos quejamos de lo mismo). Los días son muy cortos en un invierno que es muy largo.
Pero no todo es negativo. Londres es una ciudad de oportunidades, en la que se puede hacer absolutamente de todo, un auténtico mundo multicultural en una sola ciudad. Hay eventos todos los días para todos los gustos y, sabiendo explorar y siendo atrevido, muchos pueden ser gratis. Londres y Reino Unido en general, te pueden ofrecer todo lo que puedas llegar a soñar, solo hay que atreverse a ello y, por supuesto, trabajar duro. Aquí no regalan nada, pero reconocen el trabajo bien hecho. Desde el punto de vista social, aquí viven personas de, literalmente, todo el mundo y en una ciudad de más de 8 millones de personas, hay algo para todos. Londres es la capital del Reino Unido e Inglaterra, pero no es una ciudad británica. Los británicos de Londres no son los mismos que los que van a España y su interés por otras culturas es mucho más alto de lo que la mayoría se puede llegar a pensar. Al fin y al cabo, cuando ellos vienen a Londres desde el resto del país, están en las mismas condiciones que los de fuera. Y el tiempo… cuando sale el sol, como este verano, es, sin ninguna duda, la mejor ciudad del mundo. Los parques se llenan de gente de todas las edades, la gente se abre a todos los demás, lugares secretos aparecen de la nada…¡es simplemente un placer! Y para aquellos que echen de menos la tierra… solo decirles que los españoles fuimos la nacionalidad número uno que llegó a Londres en 2012, ¡así que nunca te sentirás solo!.
Personalmente, creo que venir a Londres ha sido una experiencia increíble. Tal vez haya tenido suerte, pero considero que ha sido la mejor decisión de mi vida…¡a pesar del clima! (que realmente te hunde). La gente que he conocido aquí nunca la podría haber conocido en Valladolid o Madrid, la mente te cambia y se abre, las aspiraciones vitales crecen y eres capaz de ver cosas que antes, de ninguna manera, hubieras podido ver.


Marta Ampudia
Marta Ampudia 
Mi experiencia en Reino Unido está siendo maravillosa. Trabajo en iluminación digital para anuncios, cine y publicidad.
Hace algo más de dos años, en junio del 2011, se acabó mi contrato en una película en España. En principio, iban a empezar otra en octubre, pero el tema no pintaba muy bien. Empecé a buscar trabajo y todo el mundo me decía que no había, así que decidí enviar un par de currículos a Reino Unido... y me llamaron.
Era para trabajar en una serie de la BBC donde estuve casi un año. En principio, ese trabajo no era exactamente lo que quería, pero me permitió poner un pie en Reino Unido. Mientras estaba trabajando para ese estudio, en España ya estaba empezando a ir mal la economía. Cuando se acabó mi contrato entré a trabajar donde estoy ahora, un estudio de publicidad muy conocido. Ahora mismo estoy pendiente de que me llamen varios estudios de cine para trabajar con ellos. Esto en España seria impensable.
Le estoy muy agradecida al Reino Unido por la oportunidad que me ha dado. Sigue siendo duro estar fuera de casa, aunque mi pareja es inglesa y ayuda a que me arraigue más en el país. El consejo, si trabajas en producción, envía algunos cvs antes desde España y también intenta hablar con productores de aquí para hacerte una idea. Es difícil encontrar trabajo sin tener experiencia en y ahora mismo hay mucha gente buscando. Yo tuve muchísima suerte.
 
Cristina García
Antes que nada, mejor intentar irse a una ciudad del Norte de Inglaterra donde todo está a mitad de precio y es más fácil encontrar trabajo, no os aconsejo venir sin hablar inglés puesto que cada día la competencia es mayor.


Bernardino Marco
 Bernardino Marco
Tengo 55 años y soy de un pueblo de Soria que se llama Molinos de Duero. Me vine a Inglaterra en el año 1985, el motivo fue que conocí a mi mujer en Ibiza.
Tenemos cuatro hijos que actualmente tienen 25, 24 y 20 años. Todos han estudiado gratuitamente desde el colegio infantil hasta que han acabado la universidad, aparte de la de 20 que actualmente está en Londres estudiando en la universidad.
Yo ahora estoy en el paro, debido a circunstancias de salud.
Para resumir y no alargarme mucho, mi vida aquí ha sido, con sus más y menos, he trabajado, he estado en el paro, he tenido momentos buenos y otros menos buenos. Ahora vivo en una ciudad al sur de Londres que se llama Horsham en West Sussex, una zona posh del sur de Inglaterra, con el nivel de desempleo más bajo del Reino Unido.
Hoy en día veo a muchos españoles tratando de vivir aquí, y lo que noto es que para empezar, el nivel de inglés que tienen no es muy bueno. Suelen venir con una idea muy equivocada de lo que es este país y de los derechos y obligaciones que tienen. A pesar de eso, la mayoría encuentra "trabajo" como camareros, cocineros o trabajos que normalmente los ingleses no quieren hacer. 

Natalia Colmenarejo
Yo vivo en Irlanda y trabajo en el Reino Unido. Llevo aquí desde 1997, en pleno Celtic Tiger, después de acabar una ingeniería técnica de telecomunicaciones en 1995 y pasar un año entero en 1996 haciendo entrevistas para trabajos basura que encima no conseguía.
No he dejado de trabajar desde que vine. He cambiado de trabajo un par de veces, y siempre a mejor. He intentado volver a España de vez en cuando, pero ahora  no lo veo claro.

'maglez2'
Yo me vine a Londres en el 2000 y desde entonces no he dejado de trabajar como programador de software. Si eres programador encontrarás trabajo en Londres, posiblemente incluso antes de aterrizar aquí. Pero si no sabes inglés, lo único que te quedará serán trabajos de hostelería.
Aquí las empresas te tratan muy bien, en la que estoy ahora, me pagan bien por encima de la media y en dos años me subieron el sueldo dos veces sin yo pedirlo. Siempre se preocupan que estés a gusto y que no te estreses porque un trabajador estresado y cansado rinde menos. Siempre me pareció obvio, aunque no siempre las empresas entienden esto. Ah, y estamos buscando programadores de casi cualquier lenguaje así que si tienes al menos 10 años de experiencia y hablas inglés, ponte en contacto conmigo en linkedin.com/in/miguelags

'pensadorversatil'
A mí Londres me ha cambiado la vida a mejor. Aconsejo venir aquí a quien tenga un nivel aceptable de inglés y, sobre todo, muchas ganas de trabajar, porque aquí no regalan nada.

'curzio'
Yo también me fui al Reino Unido hace tres años. No es el paraíso pero la mentalidad laboral esta muy por delante de España... Nunca les vamos a coger, el mamoneo español para los puestos de trabajo yo no lo he visto nunca, ni parecido. Si haces un buen trabajo te aprecian, independiente de tu origen, edad, etc, etc. Yo llegue con 47 años y no les importó. El trabajador se ve como parte muy importante del proceso, te exigen mucho y si no das, el despido es fácil, pero como cumplas te aprecian y no dudan en promocionarte. En mi entrevista de trabajo había 4 ingleses y yo... y me escogieron a mí... A ver si va a pasar eso en España, donde ya la llegada a la entrevista es importantísimo el mamoneo, el padrino, la corrupción...
El nivel de inglés es básico, pero lo encuentro lógico, solo hay que imaginarse si un inglés viene a una empresa española. Cuando fui a UK tenia un nivel de ingles que en España estaba valorado como alto (en mi empresa de una escala de 1 a 5 era uno de los pocos que tenia un 4, teniendo en cuenta que el 5 solo era para los bilingües)... Era el que traducía siempre o hacía los trabajos que requerían inglés. En la entrevista en UK me dijeron que mi nivel era BAJO, el mínimo aceptable. A la vez que trabajaba hice un esfuerzo por mejorar mi inglés. De esto es lo que se tienen que dar cuenta los educadores españoles, los padres... porque tristemente los españoles tenemos el nivel medio de inglés mas bajo de Europa. Luego el país para vida social, diversión, vacaciones, salir con los amigos, nunca va a estar a nuestro nivel, les sacamos mucha ventaja.
 
Ainhoa Simon
Yo llegué a Reino Unido en 2006, con 18 añitos y lista para empezar la universidad. Me mudé a Cardiff (Gales) sin pararme realmente a pensar lo que estaba haciendo (si lo hubiese pensado de verdad tal vez nunca lo habría hecho). Llegué con un nivel de inglés prácticamente bilingüe gracias a mi educación en un colegio británico, pero la verdad es que ningún nivel de inglés te prepara para la inmensa variedad de acentos que te encuentras en Cardiff (ciudad llena de estudiantes del mundo entero). En mi experiencia personal vi que los estudiantes extranjeros como yo eran los que más se esforzaban por entenderte y hacerse entender. Mis primeras impresiones de los británicos es que eran personas bastante frías que formaban piñas entre ellos y que consideraban a los estudiantes extranjeros un poco raros. Debo admitir que al echar tantísimo de menos mi hogar y a mi familia, apenas les di una oportunidad a los británicos antes de decidir que eran todos “raros”.
Mis primeros dos años en Cardiff fueron algo parecido a un infierno; yo era incapaz de integrarme (más por mí misma que por el resto de la gente) y no soportaba estar tan lejos de mi familia. Además en Cardiff llueve casi todos los días – una llovizna constante que te termina calando. Me prometía a mí misma una y otra vez que en cuanto terminase la carrera me largaría de ese país de locos y volvería a casa. Pues bueno… hoy, siete años más tarde, aquí sigo. Al terminar la carrera las cosas se estaban complicando bastante económicamente en España así que decidí hacer un máster en Cardiff y, al poco de terminarlo encontré un trabajo en Essex que además está relacionado con mis estudios. No es que este sea mi lugar idílico, pero ahora estoy a gusto. Tardé en cogerles el 'tranquillo' a los británicos pero hoy por hoy me he vuelto medio inglesa (excepto en las comidas, claro). No se debe generalizar, pero en mi caso me dí cuenta que les cuesta abrirse a gente nueva pero que, una vez dan el paso, dan todo de sí mismos por ti.
Mi consejo para cualquiera que esté pensando en mudarse a estas tierras frías es que tengan paciencia con los británicos, no son tan abiertos como nosotros al principio. Para encontrar trabajo suelen mirar más tu experiencia que tus cualificaciones académicas, pero un nivel al menos básico de inglés es imprescindible.
He hecho unos amigos increíbles en este país y he vivido experiencias inigualables, pero no me quedaré aquí para siempre. En cuanto las cosas mejoren en España volveré a casa y esta vez será para quedarme.

Miguel Ángel Muñoz
Siempre había estado estudiando inglés desde muy pequeño y vivir en Reino Unido es una cosa que siempre había tenía en mente. Soy de San Fernando (Cádiz), me vine a Manchester hace ahora un año gracias a una beca Erasmus de prácticas que me concedieron en mi universidad. Hice Ingeniería de Telecomunicaciones en Sevilla y justo cuando terminé me la otorgaron,  lo que me permitió estar en la universidad de Manchester durante 3 meses donde, además de trabajar en un departamento de investigación, fui profesor colaborador de matemáticas.
Durante esos tres primeros meses la experiencia fue muy buena. La ciudad me gusto mucho. Es grande y pequeña a la vez, y lo más importante, no es tan cara como Londres. Manchester te proporciona una gran variedad de actividades. Es una ciudad viva y siempre está en continuo movimiento. Dicen que no es una ciudad bonita, pero todo depende de cómo lo mires, a mi me parece que tiene su encanto. El hecho de que sea tan diferente (a lo que estamos acostumbrados en España) es lo que a mí más me atrae.
Tan buena fue la experiencia que decidí quedarme y encontrar un trabajo en IT (Information Technology, Tecnología de la Información). Al principio todo resultaba ser negativo: Mandaba muchos CVs, hacia muchas entrevistas, pero la competencia siempre era muy alta. Aquí juegas con la desventaja de que, aunque tu inglés sea muy bueno, el de los ingleses es obviamente mejor, y ellos encontraran mejores formas de expresarse y darán la imagen que ellos quieren dar para que la entrevista vaya bien.
Tras meses intentándolo decidí buscar un trabajo temporal (bien en un restaurante o lo que saliera), a la vez que seguía buscando de lo mío. Así, trabaje dos meses en un restaurante, hasta que finalmente me cogieron en una Consultora de IT. Ahora tengo un contrato de dos años (en el que iré rotando con grandes empresas en el Reino Unido de gran renombre internacional, siempre trabajando en la parte tecnológica de dichas empresas).
Lo que he aprendido durante todo este tiempo es que nunca hay que tirar la toalla. Nada es fácil y no te regalan nada. Te caes muchas veces pero hay que saber volver a levantarse. Echas de menos a tu familia, amigos, ambiente y también (porque no) la buena tortilla de patata.
Tras mucho luchar finalmente todo llega y eso sí, la recompensa es enorme. Tienes un buen puesto, un buen sueldo, perfeccionas el inglés y sobre todo, puedes pensar en un futuro.

Ana M. Cerdeño
Yo llevo 20 años en Reino Unido y me he quedado por muchas razones, pero una de las principales es tener trabajo.
Me vine de Erasmus, como muchos, en el 93 a Norwich (East Anglia). Después de terminar la carrera, encontré becas para máster y doctorado sin muchos problemas. La del doctorado gracias a la Comisión Europea (Marie Curie). Antes de leer la tesis ya tenia trabajo fijo como bióloga en Cambridge... (¿cómo decir que no a una oportunidad así?).Entre unas cosas y otras, vida personal y otro trabajo, aquí me quedé y aquí seguiré...
Echo de menos España y a mi familia. Pero también tengo aquí a una familia maravillosa, y una vida feliz.
¿Recomiendo salir de España? Pues la verdad es que si. Te abre la mente y te hace crecer y cambiar de una forma positiva la manera de pensar, te hace buscar oportunidades (en vez de esperar a que estas te vengan dadas) y ser feliz... Al fin y al cabo, hoy en día el país no está tan lejos y aunque se viva en el 'extranjero' se vive bien.


Fuente: http://economia.elpais.com/economia/2013/10/02/empleo/1380710048_872150.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza