Consejos para los adolescentes que cambian de país. Parte II y final

Gran parte de la ansiedad que surge del traslado a un nuevo lugar tiene que ver con no saber qué esperar del nuevo entorno. Si aprendes cosas del nuevo lugar, te será mucho más fácil sentirte cómodo.
Actualizado y revisado por: Richard Kingsley, MD para Kids Health Org.


Observa y estudia
 
Un lugar ideal para hacer esto es la escuela. Aprende observando a la gente que te rodea; observa cómo los estudiantes interactúan con los maestros y con otros alumnos. Investiga qué hacen tus compañeros de clase para divertirse y cuáles son las cosas que consideran importantes.

También es posible obtener esta información mirando televisión y películas. Pero ten cuidado porque no todo lo que vas a ver en la pantalla es como sucede en la realidad. Sin embargo, estos medios de comunicación te ayudarán a aprender el idioma formal, el coloquial, y hasta te permitirán tener algún tema de conversación al intentar hacer un nuevo amigo.

No tiene que gustarte todo lo que descubres de la cultura ni debes comenzar a actuar del modo en que actúan los demás, pero cuando sabes lo que la gente quiere decir al utilizar ciertas frases o por qué se viste de una manera en particular, comienzas a sentirte mejor.

Enfrentar las bromas

Es muy probable que el acento de tu inglés sea diferente si éste no es tu idioma nativo. Tu ropa también puede ser diferente de la que llevan los que te rodean. Muchas veces puede resultar muy difícil ser diferente, especialmente en comparación con los otros estudiantes de la escuela. Pero es posible que cierta gente de tu escuela esté deseosa por conocerte, ya que estas diferencias le resultan atractivas. También es posible que otra gente te haga la vida difícil.

Algunas de las personas que quizás intenten molestarte lo harán sobre la base de estereotipos. Los estereotipos son ideas simplificadas, por lo general exageradas o distorsionadas de una manera negativa, que un grupo de gente tiene sobre otro. Un ejemplo de un estereotipo sería la creencia de que la gente con cabello enrulado es perezosa. Como podemos ver a través de este ejemplo, los estereotipos suelen no ser verdad y pueden resultar hirientes.
Si alguien te molesta, ignóralo; no le des el gusto de ver que su comentario te afecta. Si no puedes ignorar los comentarios, habla con tus amigos, con tus hermanos o con tus padres. La gente que te quiere y sabe que eres una gran persona puede ayudarte a entender que la persona que te intimida no tiene idea de lo que dice. También ayuda estar en la escuela con gente que no se sienta intimidada por los comentarios del atacante.
Si bien es muy feo ser encasillado en un estereotipo, trata de no hacer lo mismo con los demás. Estas caracterizaciones son tan injustas como las que usan otros para encasillarte a ti. Creer en esto impide hacer nuevos amigos.

Tu familia

Es importante darse cuenta de que a ciertas personas les resulta más fácil que a otras adaptarse a la nueva cultura. A veces, los miembros de tu familia a los que les está resultando fácil la transición pueden ser de gran ayuda, ya que son personas que están pasando por la misma experiencia que tú. Además, tu familia puede ser un gran puente de conexión con tus raíces.

Pero a veces es posible que los miembros de tu familia quieran mantener muy fuertes estos lazos con tus raíces. A medida que aprendas más sobre la nueva cultura, pueden ocurrir cambios que tus padres quizá no se esperaban. O bien, es posible que necesiten tu ayuda a medida que tratan de entender la nueva cultura, especialmente si tú te manejas mejor con el idioma. Sé paciente con ellos; es posible que estén tratando de superar el shock cultural, al igual que tú.


 Busca ayuda

Hay muchas cosas que puedes hacer para adaptarte a la nueva cultura. Pero recuerda que no estás solo; hay mucha gente a la que puedes recurrir para obtener ayuda:
  • La familia y los amigos. Busca a alguien que haya experimentado el shock cultural; quizás un familiar de más edad que vino a los Estados Unidos antes que tú. Pregúntale cómo enfrentó la novedad del entorno.
  • Consejeros. Si no conoces a nadie que haya pasado por la misma experiencia que estás atravesando, habla con un consejero o con un maestro de tu nueva escuela. Ellos están capacitados para ayudar a los estudiantes a afrontar una amplia gama de preocupaciones. A pesar de que estos consejeros nunca han vivenciado un shock cultural, tienen experiencia en ayudar a la gente a enfrentar y resolver este tipo de problemas.
  • Nuevos amigos. Tener amigos que no sean recién llegados te ayudará a entender un poco mejor la cultura y a tener a alguien que puede hablar contigo cuando te sientes triste.
En lugar de olvidar tu cultura para poder asimilar la nueva, mantente abierto a nuevas maneras de pensar las cosas y de hacerlas. Identifica las cosas que son iguales y las que son diferentes, y ten en cuenta que la variedad es lo que vuelve a la gente tan interesante.
 
Mantén tu cultura

Tarde o temprano, todos se sienten presionados a adaptarse, ya sea que hayan vivido en el país por unos días o unos años. Pero no te sientas obligado a cambiar todo lo que eres para no sobresalir tanto. Todas las experiencias de vida por las que has pasado antes de llegar a este país son parte de tu personalidad y hacen que seas una persona especial.

A continuación, encontrarás varios consejos para que la nueva cultura no domine a la antigua:
  • Enséñale a la gente sobre tu cultura. El hecho de que seas tú quien está ingresando en una nueva cultura no significa que seas el único que debe aprender algo. Aprovecha para enseñarles a tus compañeros de clase y a tus nuevos amigos sobre tu cultura; es posible que no sepan mucho. Esto también los ayudará a saber más sobre ti. Invítalos a tu casa a disfrutar de platos típicos de tu cultura o cuéntales cómo celebras las fiestas.
  • Busca un grupo de apoyo. Busca a compañeros de tu clase o a vecinos que también acaban de mudarse. Pueden compartir experiencias, apoyarse unos a otros cuando surjan problemas y presentarse mutuamente a amigos nuevos que vayan haciendo.
  • Mantente en contacto con tu lugar de origen. Es probable que al mudarte hayas dejado detrás a buenos amigos y a familiares. Si va a pasar mucho tiempo hasta la próxima visita, mantente en contacto. Escribe cartas, utiliza el correo electrónico o, si tus padres te permiten, llama por teléfono de vez en cuando para mantenerte al tanto de lo que ocurre allí. No te olvides de hablar de tus nuevas experiencias.
  • No sólo has dejado gente que apreciabas, sino también objetos y lugares a los que te gustaba ir con tus amigos. Coloca fotos a la vista para acordarte de estos lugares.
Recuerda: la clave para superar el shock cultural es entender la nueva cultura y encontrar la manera de vivir cómodamente en ella mientras te mantienes fiel a aquello que valoras de tu propia cultura.

Es importante que seas tú mismo. No te fuerces a cambiar demasiado rápido o a cambiar demasiadas cosas al mismo tiempo. Adáptate a tu propio ritmo. Todos debemos enfrentar cambios en nuestras vidas y quizá te parezca que tienes que pasar por más cambios que el promedio de la gente. Recuerda que no tendrás problemas siempre y cuando logres mantener lo que es importante para ti y seas capaz de lograr una buena combinación de lo nuevo y lo viejo.

Actualizado y revisado por: Richard Kingsley, MD
Revisado por: agosto de 2009
Revisado inicialmente por: Richard Kingsley, MD, and J. Oni Dakhari, PsyD

Fuente: http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/culture_shock_esp.html#

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez