Venezolanos en Colombia

Se estima que en Bogotá ya viven unos 25.000 venezolanos; no obstante, Carlos Martínez, creador de la red más importnte de venezolanos en Bogotá,  asegura que esta migración es atípica porque la ubicación geográfica de nuestra capital les ha permitido no abandonar del todo su vida en el vecino país. "La entrada y salida es constante".


Bogotá
Según Datos de Migración Colombia, mientras en 1999 entraron al país 56.863 y salieron 58.581, en 2011 las cifras aumentaron a 229.234 y 222.206, respectivamente. Solo en lo corrido de 2012 se han registrado 181.674 entradas y 179.984 salidas.
Pero la verdad se ve en la cotidianidad. En sectores como la calle 85 con carrera 13, ya son famosas las arepas venezolanas y es común encontrar negocios atendidos por nuestros vecinos.
Según Magdalena Pardo, presidenta ejecutiva de la Cámara Colombo Venezolana, hay un registro de 200 empresas y establecimientos de comercio venezolanos o de capital venezolano en Bogotá. "Se mueven por los sectores de servicios y manufactura. También son dueños de restaurantes, franquicias y servicios para el cuidado personal", aseguró.
El tipo de venezolano que está llegando genera oportunidades de empleo locales. Leonardo Rangel, por ejemplo, trabaja con un grupo de concesionarios de carros. Dice que no ha sido fácil acoplarse a un mercado tan competitivo, pero que aun así hay oportunidades. "De 400 personas solo somos cinco los venezolanos".
Como él, también hay muchos que están convencidos de que se viene una nueva oleada de venezolanos a la ciudad. "Aquí hay visión de país. El trabajador colombiano es muy comprometido", dijo José Miguel López, de Ovejitas, con más de 67 años en Venezuela.
La industria del petróleo también ha traído un buen número de ejecutivos a Bogotá. Según Ricardo Cuervo, presidente de Latina Energy, "en el mundo petrolero Colombia es una excepción porque la industria se mueve desde Bogotá. El grueso de los negocios está aquí".

Calidad de vida
No solo las industrias atraen a los venezolanos, también los pequeños negocios y la calidad de vida. Alejandra Rodríguez, dueña de Tepuy Café Gourmet, es una de las empresarias. "Nos atrae la calidez de la gente y que cada vez hay más colonia. Culturalmente somos muy parecidos y estamos a una hora de visitar a nuestros familiares en Venezuela". 
Otras historias de migración son lamentables. El periodista Juan José Moreno dijo que, abatido por las barreras de acceso a las fuentes en su país y la ausencia de libertad de prensa, no le dejaron otra opción. "Llegué a Colombia y no podía creer que el mismo presidente de Ecopetrol lo atendiera a uno en persona. Eso ya no pasa en mi país". 
Algo similar le pasó a Mike, un músico a quien la inseguridad de Caracas y la asfixia a los empresarios de su país lo sacaron corriendo. En 2008 se mudó definitivamente porque dice que Colombia es un epicentro musical. "De mi profesión van a llegar muchos más. Eso me dijeron después de las elecciones".
Solo una cosa no han asimilado todos estos venezolanos: los tremendos trancones de Bogotá.

Educación media y superior atrae
Muchos de los venezolanos entrevistados aseguraron llegar a Bogotá atraídos por la buena calidad de la educación media y superior privada. El año pasado se le concedieron visas de estudiante a 535 venezolanos, y este año ya van 195. Ángela Donoso, alumna de La Sabana, dice que "en Venezuela hay buena educación, pero aquí es más exigente y los campus son excelentes. Además, aquí la vida universitaria es divertida. En mi país eso cambió".
Lo mismo piensa Natasha Rojas, una polítologa que vino a hacer una maestría en La Javeriana: "Me encanta el ambiente académico de Bogotá. Las universidades compiten por ser las mejores".

Fuente: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12318746

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza