Normativas de otros países que resultan extrañas

Algunas prohibiciones o exigencias legales en ciertos países pueden resultar sorprendentes para los visitantes extranjeros, pero lo importante es conocerlas y evitar cuantiosas multas 
Por GDA

En Venecia está prohibido dar de comer a las palomas

Si va a alquilar un vehículo debe tener en cuenta algunos detalles. Por ejemplo, en Suecia es obligatorio mantener las luces delanteras del carro prendidas todo el tiempo, sí, incluso en verano y a mediodía. Si es de los que espera hasta que el carro tenga costras de mugre, no es buena idea en Rusia, donde es causa de multa cargar el carro sucio, aproximadamente 57 dólares, según un artículo de www.huffingtonpost.com

Por otra parte, en Japón no solo está penado manejar en estado de ebriedad, sino que las personas que viajen con una persona alcoholizada también pueden recibir una multa.

Pero eso no es todo, hay costumbres extrañas y tradiciones que lo pueden meter en líos legales, por ejemplo, en Singapur hace muchos años estuvo prohibido mascar chicle, ahora hay un poco más de flexibilidad, pero no se le ocurra tirar la envoltura en el piso o pegarlo por ahí porque hay multas elevadas, además está prohibido introducirlo en el país.

Si la tentación de pagar con todas las moneditas que carga encima para deshacerse de ellas es mucha, piénselo dos veces en Canadá, donde está prohibido realizar pagos con más de 25 monedas de un centavo. Hablando de monedas, si se encuentra una en Tailandia es mejor que no la vaya a pisar ya que tiene la imagen de su rey y se considera una falta de respeto tanto como si pisara su cara.

¿Le gustan las palomas? pues es mejor que no les dé de comer en Venecia, ahí está prohibido.

Por otra parte, adiós a los tacones en los monumentos griegos. Desde hace unos años las autoridades declararon que estos provocan daños graves en los monumentos, así que es mejor ir con zapatos bajos.

 
Fuente: http://www.elnacional.com/GDA/Leyes-sorprendentes-turistas-conocer-viajar_0_637136487.html

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza