Atreverse con grandeza

La vulnerabilidad no es debilidad, y la incertidumbre, riesgo y exposición emocional que enfrentamos a diario, no son opcionales. 
 Nuestra única elección es el nivel de compromiso cuando asumimos los retos.
Por Harry Czechowicz




Brené Brown, PhD., LMSW, publicó en 2012 un libro titulado Daring Greatly que, traducido al castellano, sería algo como Atreverse con Grandeza. Es un libro sumamente interesante porque habla sobre la fortaleza de permitirse ser vulnerable a pesar de las circunstancias en nuevos escenarios, sean nuevas relaciones, procesos creativos, conversaciones difíciles y porqué no, también la migración.

Theodore Roosevelt usó el término por primera vez en un discurso "Ciudadanía en la República" que dió en la Universidad de la Sorbona, en 1910, donde mencionaba "...no es el crítico el que cuenta; tampoco aquel que apunta cómo el hombre fuerte tambalea, o donde el que consigue logros lo pudo haber hecho mejor. El crédito le pertenece a quien se defiende en el nuevo escenario o arena, el que se esfuerza con valentía... quien al final conoce que el triunfo es haber logrado su meta en el mejor de los casos y que sabe, así mismo, que si no lo logró, al menos falló atreviendo su mejor esfuerzo...."

Así, la vulnerabilidad no implica el éxito o la derrota, es necesario entender la necesidad de ambas. Es comprometedor. Es Ser con todo eso incluido.

La vulnerabilidad no es debilidad, y la incertidumbre, riesgo y exposición emocional que enfrentamos a diario, no son opcionales. Nuestra única elección es el nivel de compromiso cuando asumimos los retos. Eso determina la profundidad de nuestro propósito así como el nivel de nuestra necesidad de protegernos de ser vulnerables a través del miedo y la desconexión de otros.

Cuando pasa el tiempo esperando ser invulnerables, a 'prueba de balas' antes de salir  a enfrentar la nueva 'arena', sacrificamos oportunidades que no son fáciles de recuperar, tiempos preciosos, damos la espalda a nuestras fortalezas y a las opciones de aportar nuestros esfuerzos. En lugar de permanecer al margen con nuestros temores y juicios, necesitamos atrevernos a mostrarnos como somos y permitirnos ser vistos. Esto es Atreverse con Grandeza.

En un libro anterior de la misma autora, The Gifts of Imperfection (Los regalos de la imperfección), Brené Brown enumeró diez vectores para vivir con plenitud (Wholehearted Living). Estos vectores   son especialmente útiles para el migrante:
  1. Cultivar autenticidad: Soltar la necesidad de depender de lo que la gente piensa y juzga.
  2. Cultivar compasión hacia uno mismo: Soltar el afán del perfeccionismo.
  3. Cultivar un espíritu resiliente: Soltar el aturdimiento, pasividad y creencias de no poder explorar opciones.
  4. Cultivar gratitud y alegría: Soltar creencias de escasez y temor a la oscuridad.
  5. Cultivar la intuición y confiar en la fe: Soltar el apego por la certeza.
  6. Cultivar creatividad: Soltar la comparación continua.
  7. Cultivar jugar y descansar: Soltar el agotamiento como símbolo de status y productividad como definiciones de sí mismo.
  8. Cultivar calma y quietud: Soltar la ansiedad como estilo de vida.
  9. Cultivar ocupaciones/trabajos con significado propio: Soltar las dudas innecesarias y el "Suponer qué debe ser"
  10. Cultivar la risa, cantar, bailar, expresarse: Soltar la creencia de estar siempre 'en control' y 'tranquilo' con el mundo.

Estas sugerencias, deben considerarse con calma. Todos somos diferentes. Algunas son mas fáciles de asumir que otras. Todas están involucradas en el concepto de Inteligencia Migratoria, Aplicada en la realidad interna con su manifestación externa. Sin miedo, sin prisa pero sin pausa.
La práctica es necesaria.
SUERTE !!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez