Reflexiones de un emigrante venezolano

¿Por qué algunos emigrantes venezolanos fracasan? En la actualidad, en Venezuela se habla mucho sobre el emigrar y las posibilidades y porcentajes de éxito de esa opción, por lo que muchas personas a pesar de vivir un gran calvario en su vida diaria por miedo no toman la decisión.
Por Ronald Pérez, septiembre 12, 2014






A pesar de los muchísimos casos de éxito también encontramos casos de fracaso, donde los protagonistas han regresado al país, muchas veces con peor situación a la que tenían antes de salir, regresan sin empleo, casa, carro, dinero y con la sensación de fracaso, claro esto para quienes realmente lo intentaron, por el contrario, hay otros que fracasan y por arrogancia regresan hablando mal del país y la sociedad donde estuvieron.

A diferencia de otros países latinoamericanos, el Venezolano que emigra en una gran mayoría es de clase media, alta, o al menos posee estudios universitarios, dejando trabajo y renunciando a la estabilidad de la zona de confort. Estas condiciones hace que se arriesgue mucho dejando atrás un estilo de vida muy distinto al que encontrará en el país destino.


Nuestros vecinos cercanos y camaradas de Sudamérica, (colombianos, ecuatorianos, peruanos y bolivianos) quienes tienen muchos años más que nosotros emigrando, en su mayoría pertenecen a grupos sociales de escasos recursos que parten en busca de algo mejor, por lo que el cambio no es tan grande. Está diferencia por sutil que parezca, hace que nos cueste algo más adaptarnos a las nuevas reglas del juego; también nos perjudica mucho el que en la maleta muchos compatriotas meten la viveza del Venezolano, esa que tanto daño nos ha hecho. Personalmente recomiendo dejarla en casa, en un cajón mientras más guardado y bajo llave mejor, enterrada sería perfecto.

Hay quienes de forma muy errada se creen dueños del mundo y que pueden seguir haciendo lo que les da la gana. He escuchado doctores decir que se vinieron a España desde Estados Unidos porque aunque en ambos países beber alcohol y manejar está penado, aquí las sanciones son más suaves. Eso ya no es cierto, con los cambios de normativas y con el carnet por puntos aquí en España es tan o más severo que en EE UU, pero para variar al vivo le gusta hablar sin saber de qué habla.

Las razones del fracaso migratorio del Venezolano son variadas, listaré algunas sin ningún orden o tipo de preferencia, entre ellas encontramos:

Viveza del Venezolano.  Con ella justifican las violaciones a las leyes, abuso contra las normas de convivencia o de cualquier reglamento que intente mantener el orden de la sociedad.

Llegar a una sociedad donde se respetan las leyes de tránsito y se tienen sanciones fuertes de no hacerlo, es muy perjudicial para el vivo, imagínate no poder consumir alcohol y conducir, es algo intolerable. No poder colearse en cualquier sitio porque es sacado de la fila y no atendido supone una humillación. Hay muchas situaciones en las que el vivo es como pez fuera del agua; pero podemos concluir con que no puede llegar a una playa, meter su todo terreno en la arena, poner la música a todo volumen y beber hasta acabar con las licorerías cercanas es suficiente motivo para no adaptarse.

Falta de Humildad. Algunos Venezolanos emigran creyendo que por su clase social y su título universitario el mundo debe arrodillarse a sus pies y son incapaces de bajarse de esa nube en la que viven. Afuera la gente no pone el título por delante del nombre, ni existe esa separación tan fuerte entre estudiado y no, ya que todos ejercen un papel vital para el buen funcionamiento de la sociedad. Antes de la crisis mundial, en los países desarrollados no era un requisito para todo ciudadano el tener título universitario como  lo es en mayor medida en Venezuela. Dos razones fundamentales: la primera el costo y la segunda, que con empleos de menor jerarquía se puede obtener los medios para vivir. Esta falta de humildad hace que no busque o acepte trabajos de menor calificación haciendo imposible su adaptación y por falta de medios debe regresar.

Creer que se está de vacaciones. Uno de los errores más grandes que comete el venezolano es creer que el cupo de Cadivi estudiante o en su defecto el de viajes es un regalo y lo consume sin miramientos, yendo a bares, restaurantes o museos como si no hubiese mañana, con un comportamiento más de turista que desea conocer todo en pocos días que de residente. Este despilfarro hace que cuando las cosas cambian, sea porque le rechazan el cupo o porque no consigue empleo, los gastos mensuales sean insostenibles. A pesar de las advertencias muchos cometen este error, aunque se niegan a aceptarlo.

Malas decisiones. Por presión, soledad o la depresión común del emigrante se pueden tomar decisiones incorrectas que conllevan a fracasos muchas veces evitables. Puede ser el cambio de empleo, rechazar una oferta, mudarse de ciudad, comprar coche nuevo o tantas cosas que pueden ser correctas en circunstancias diferentes pero que en el momento de tomarlas no son adecuadas.

Excesivo apego al país. Muchos Venezolanos cuando se encuentran en el extranjero sienten una nostalgia enorme por lugares como el Ávila, las playas de Higuerote, la Guaira, Margarita o  por el clima de Mérida, siempre comparando las bellezas naturales del país donde se encuentran con las de Venezuela y así terminan por no disfrutar. No digo que no se aprecie lo que se dejó y se sienta nostalgia, pero hay que pasar página y no vivir del pasado.

Mamitis. Para muchas personas, la familia son una razón fuerte para no tomar la decisión de emigrar, pero para otros, a pesar de haber tomado el complicado paso de salir del país, ese vínculo familiar o necesidad de compartir TODO con la progenitora (en menor medida con el padre, aunque existen casos), hace que solo se viva para llamar o comunicar la vida, recibiendo generalmente desde el otro lado una petición de retorno directa o indirectamente que termina por minar los ánimos y haciendo que se termine de regresar el hijito(a) mimado(a).


Legalidad. Parece una tontería, algo obvio, pero algunos no entienden que para vivir en cualquier país civilizado se requiere de permisos para tener una situación legal. Esto es un punto muy importante a tomar en cuenta cuando se decide emigrar. No hay que ir a un destino porque es la moda o porque dicen que es muy bonito si no se podrá obtener los papeles para vivir, ya que no hay nada que condicione más las posibilidades de éxito de una persona que no estar legal en un país.

Venezolanitis. Es un sentimiento similar al que produce el excesivo apego del país, pero en este caso en vez de la nostalgia de las bellezas naturales es la necesidad de estar rodeado de conciudadanos. De esta forma el grupo cercano del emigrante no es otro que más emigrantes que comparten sus penas y viejas glorias en el país natal. Es bueno compartir con venezolanos, y más si se trata de viejos amigos, pero no todo el mundo debe reducirse a este grupo, se debe compartir con todo tipo de personas, emigrantes de otras nacionalidades, pero sobre todo con nacionales del país destino ya que es con ellos que se aprende de las costumbres diarias y esa cultura tan típica en cada región. El no hacerlo puede ser motivo a ser rechazado por falta de adaptación o simplemente ser un extranjero más sin importar la cantidad de años que se este viviendo en la sociedad adoptada.

Puedo seguir listando cantidad de razones, pero lo importante es que para que sea exitosa la experiencia es buscar adaptarse a la sociedad, hacer amigos locales y buscar aprender la jerga, modismos y clichés diarios. Dejar a un lado lo vivido en Venezuela e intentar comenzar con rutinas nuevas; estar legal en el país para poder aprovechar las bondades de la sociedad así como ser humilde para lograr entender que es un comienzo, y como comienzo al fin habrá que hacer cosas que ya se pensaban superadas. Pero lo más importante es dejar bien encerrado bajo llave y enterrado esa condición tan perjudicial para nuestro conciudadanos, esa maldita viveza del Venezolano que tanto daño nos ha hecho.

Evidentemente, hay que tener un poco de suerte para que las cosas salgan como se espera, pero hay que buscarla ya que como dicen “la suerte es para quien la busca”.

No compliquemos más este viaje con comportamientos sin sentido.

No te dejes influenciar por las experiencias de los demás, sean amigos, conocidos o familiares, no importa si la experiencia es exitosa o un fracaso total porque cada experiencia es única, con condiciones y resultados individualmente particulares. Pero no dejes de tomar una decisión por el miedo que puede influir el saber la media verdad (o mentira completa) que nos cuentan…

Fuente: http://canariodelmundo.wordpress.com/2014/09/12/por-que-algunos-emigrantes-venezolanos-fracasan/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza