¡¡¡El libro salió!!!

El libro Inteligencia Migratoria ¿Me quedo o me voy? al fin salió a la luz. Su primera edición. Por ahora.
Tenerlo entre las manos se parece a sostener un bebé recién nacido, después de un embarazo muy largo y a quien le espera  un futuro incierto que dependerá de cuánto encante a sus lectores.
Estos lectores encontrarán en el algunas respuestas y ciertamente mucha información a interrogantes nunca contempladas.
Quizás, al igual de lo que sucede con las experiencias personales, este libro te sorprenderá  mientras le das vida al leerlo. Mi idea es que lo releas después de unos meses para entenderlo desde otra perspectiva. Aquella que te dan las vivencias y la experiencia de escuchar historias de otros migrantes, viajeros desconocidos para ti y, al mismo tiempo, algo así como parientes que pertenecen a un árbol genealógico en el cual la migración es el elemento común, tácito: la sangre que genera la relación especial y única de las experiencias compartidas aunque no los conozcas de primera fuente.
Al igual que con otros libros "hijos", concebidos, madurados y paridos, me lleno de expectativas y ansiedades. Le deseo lo mejor y, de repente, descubro que muchas ideas buenas quedaron fuera, esperando que me decida tal vez a concebir otra experiencia literaria, otro embarazo prolongado con las mismas dudas.
Recuerdo que alguna vez me contó alguien que "experiencia" es el proceso en el cual primero tienes el examen y luego el aprendizaje... Por eso es impropio preguntarse, o que te lo pidan otros, "¿para cuándo es el próximo?", si todavía no te has acostumbrado a la idea de presentarlo al público ni tampoco has salido del cansancio que produce escribir, re-escribir, cuestionarte porque lo hiciste y que se resolvió dentro tuyo.
La madrina editora te acompaña el proceso, según sus rasgos de personalidad. La casa editorial, que se encarga del diseño, impresión, encuadernación, distribución y comercialización, es el partero/a y el hospital que te coronan el proceso con satisfacción o frustración.
A pesar de eso, nace el niño-libro. Y crece a pesar de todo, sobrevive por cuenta propia, con ayuda de sus familiares y amigos. Y va desarrollando su propia identidad, personalidad, debilidades y fortalezas. El tiempo dirá. Que Dios lo bendiga, a él y a sus lectores.
Harry Czechowicz 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez