¿Educo a mi hijo adolescente como estadounidense o como latino?

Esa es una pregunta que se hacen muchos padres de nuestra comunidad: ¿en cuál de las dos culturas educar a sus hijos? ¿Deben abandonar los valores más cercanos a nuestra cultura y adoptar los estadounidenses? ¿Deben mantener sus convicciones y rechazar las del nuevo país? O, por el contrario, ¿deben asimilarse y olvidar de dónde vienen?
La mejor opción es conseguir que las dos culturas estén presentes en su vida.
por Victoria Toro

Segunda generación
La pregunta a la que se refiere este artículo surge fundamentalmente con respecto a los adolescentes que forman la llamada "segunda generación". Es decir, los chicos y chicas que han nacido en el país cuyos padres llegaron a Estados Unidos desde sus países de origen. Y también con los adolescentes que llegaron de niños junto a sus padres. Y esa pregunta se la hacen durante la adolescencia de sus hijos, porque es a esa edad cuando suele aparecer el rechazo a la herencia latina.
Sin embargo, es raro que esta pregunta se la hagan los padres de adolescentes que, aún siendo también latinos, han nacido ellos mismos en el país. La explicación a ello es que estos últimos ya vieron resuelta esa duda en sus propias vidas.

Nativos de primera generación
Una buena forma de empezar a situar las cosas es evitar precisamente el término "segunda generación" que es un concepto discriminatorio porque intenta alargar la situación de desventaja que sufrieron los padres inmigrantes. Mucho más preciso, y más cierto, es el término "nativos de primera generación" porque eso es lo que son exactamente esos adolescentes.
Cuando nos planteamos así las cosas vemos algo que antes podía quedar oculto: son estadounidenses. Pero también son latinos porque es la cultura que viven en la casa, y en muchos casos también en el entorno.

Ellos deciden
Para conseguir que la vida de estos jóvenes sea plena es imprescindible contar con su opinión. Es decir, si sus padres deciden educarlos solo como latinos, no tendrán ninguna posibilidad de éxito si sus hijos adoptan inmediatamente los modos estadounidenses. Lo mismo ocurriría al revés, aunque esa opción es más rara pues no es frecuente que sean los propios chicos quienes quieran aferrarse a la cultura de sus ancestros.

El idioma
Lo primero que deben considerar los padres es todo lo relacionado con el idioma. Es evidente que si sus hijos van a vivir en Estados Unidos necesitan hablar inglés. Cuanto mejor lo hablen será más beneficioso para ellos.
Pero también será beneficioso que conserven el español. Según los datos del censo, los hispanohablantes somos ya más de cincuenta millones, la mayor minoría del país. Y tenemos un idioma común. Conocer ese idioma y conocerlo como nativo puede tener muchas ventajas para el futuro de nuestros adolescentes. Ser bilingüe es definitivamente ventajoso.

Tradiciones y valores
También a la hora de decidir qué valores y tradiciones queremos transmitir, si las de nuestra propia cultura o las de la cultura estadounidense, debemos pensar en su futuro, en qué sociedad van a vivir y se va a desarrollar su porvenir.
Como tener dos culturas es una ventaja, será bueno que siempre que podamos hagamos que nuestros hijos se sientan cómodos con las dos. Una fórmula inmejorable para conseguirlo con nuestra tradición hispana nace de la relación con sus abuelos. 
Y lo que es muy importante es que nunca permitamos que ellos duden de que, en efecto, pertenecer a dos culturas es muy positivo. Es perfectamente posible y muy enriquecedor adaptarse a una nueva forma de vida sin olvidar aquella de la que se procede.

Fuente:http://adolescentes.about.com/od/Hispanos/a/Educo-A-Mi-Hijo-Adolescente-Como-Estadounidense-O-Como-Latino.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez