El flamenco como red de apoyo


Por Sonia Peña-Czechowicz

Imagen tomada de:
http://www.espanolsinfronteras.com/CulturaEspanola01ElFlamencoB.htm
Hace unas semanas tuve la deliciosa oportunidad de ver un espectáculo de flamenco. Para mí el flamenco representa una manifestación legendaria musical que desborda pasión e intensidad, de una vibrante energía contagiosa llena de sensualidad y emoción. Pero quizás porque en esa función el público era anglosajón y tranquilo, esto me permitió tener una percepción diferente, más allá de las que había tenido antes con una experiencia similar.
En este caso específico, me detuve a observar la interacción entre el grupo de bailaoras,  cantaores y músicos que lo componían. Aunque la riqueza de sus letras interpretara un dolor, una tragedia  o un momento feliz, absolutamente todos los integrantes se apoyaban entre sí, se motivaban y aupaban entre palmas acompasadas, taconeos, gritos enigmáticos y estremecedores  y “cantes” de aliento inagotables. No importaba si era la protagonista o quien tenía una pequeña participación, todos le ofrecían su gesto intenso de ayuda y apoyo incondicional como en una cofradía de esperanza y amor. Apoyo que además se percibía como un sentimiento verdaderamente genuino, sin que ninguno pensara que podía ser diferente en forma alguna.
Y fue en ese momento donde surgió en mí la pregunta que motivó este artículo: ¿Por qué la vida, por qué la relación con los demás seres con quienes interactuamos no puede ser como la que se da de forma natural en  un grupo de flamenco? Los que han leído alguno de mis artículos anteriores sabrán que escribo sobre un concepto que se llama Inteligencia Migratoria (Grupo de habilidades y destrezas emocionales, psicológicas y sociales, necesarias para facilitar conductas adaptativas y lograr una inserción exitosa dentro de una nueva realidad social o destino/país diferente).
Viendo esta gala de flamenco me di el permiso de acariciar esta idea que hoy comparto con ustedes: Si migrar es un proceso tan complejo, tan sembrado de dudas e incertidumbres ¿Qué tal sería si nuestro mundo inmediato de relación se comportara como un grupo de flamenco? ¿Si sin importar si es una tristeza o una alegría, si es un detalle o algo trascendental, un desacierto o un logro, contáramos con un grupo de personas quienes, dependiendo del caso, nos alentara y confortara con un gesto empático y solidario o celebrara con nosotros de forma entusiasta? Sin lugar a dudas el camino sería más llevadero.
Estoy segura de que si quien lee esto ya emigró o está en el proceso de hacerlo, se siente interpretado en este sentimiento. Es una necesidad vital la de sentirse apoyado casi que por un andamio emocional, tanto en las tristezas como en las alegrías. De alimentarse de una energía positiva, no crítica, bien sea para escuchar un buen consejo, una frase de ayuda o una felicitación.
De allí la importancia capital dentro de un proceso migratorio de tener y construir redes de apoyo ya que son el equivalente a una malla de seguridad que los seres humanos necesitamos tener, no sólo en forma cotidiana, sino cuando las realidades aprietan.

Fuente: http://www.inspirulina.com/el-flamenco-como-red-de-apoyo.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza