Papa Francisco: "Las migraciones no son un peligro sino un desafío para crecer"

En un mensaje que envió a un encuentro de Movimientos Populares en Modesto, California, Estados Unidos, el Papa volvió hoy a denunciar con palabras fuertes al sistema económico actual, "una gangrena que no se puede maquillar eternamente porque tarde o temprano el hedor se siente".
Por Elisabetta Piqué, La nación, febrero de 2017

Foto: Reuters / Max Rossi

Ante trabajadores informales, cartoneros, recicladores, indígenas, obreros y dirigentes sociales de todo el mundo, Francisco denunció la "estafa moral" de ignorar a los que sufren.

"Las heridas que provoca el sistema económico que tiene al centro al dios dinero y que en ocasiones actúa con la brutalidad de los ladrones de la parábola, han sido criminalmente desatendidas. En la sociedad globalizada existe un estilo elegante de mirar para otro lado que se practica recurrentemente: bajo el ropaje de lo políticamente correcto o las modas ideológicas, se mira al que sufre sin tocarlo, se lo televisa en directo, incluso se adopta un discurso en apariencia tolerante y repleto de eufemismos, pero no se hace nada sistemático para sanar las heridas sociales ni enfrentar las estructuras que dejan a tantos hermanos tirados en el camino", acusó, en un discurso evidentemente escrito de su puño y letra.

"Esta actitud hipócrita, tan distinta a la del samaritano, manifiesta la ausencia de una verdadera conversión y un verdadero compromiso con la humanidad. Se trata de una estafa moral que, tarde o temprano, queda al descubierto, como un espejismo que se disipa. Los heridos están ahí, son una realidad. El desempleo es real, la violencia es real, la corrupción es real, la crisis de identidad es real, el vaciamiento de las democracias es real", aseguró. 

Y fue más allá: "La gangrena de un sistema no se puede maquillar eternamente porque tarde o temprano el hedor se siente y, cuando ya no puede negarse, surge del mismo poder que ha generado este estado de cosas la manipulación del miedo, la inseguridad, la bronca, incluso la justa indignación de la gente, transfiriendo la responsabilidad de todos los males a un 'no prójimo'.  No estoy hablando de personas en particular, estoy hablando de un proceso social que se desarrolla en muchas partes del mundo y entraña un grave peligro para la humanidad", advirtió. 

Entre los presentes lo escuchaba el abogado argentino Juan Grabois, referente de la Confederación de la Economía Popular y del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), muy cercano a Jorge Bergoglio, organizador del encuentro que hubo en noviembre pasado en el Vaticano y consultor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz.

En su primera visita a una universidad de Roma, el Papa expresó conceptos parecidos al hablar de la existencia de una "economía líquida". Al responder preguntas que le hicieron cuatro alumnos, como ya hizo en varias oportunidades dejó de lado el discurso que había preparado y habló desde el corazón. Recordando al sociólogo Zygmunt Baumann y el concepto de sociedad líquida, Francisco destacó que "la economía líquida, no concreta, crea falta de trabajo, desocupación". Algo que induce a los jóvenes a las adicciones, al suicidio o enrolarse a grupos terroristas "así le doy un sentido a mi vida", dijo.

Al responder una pregunta que le hizo Nour Essa, una joven siria que el Papa rescató de uno de los campos refugiados de la isla de Lesbos el año pasado, el ex arzobispo de Buenos Aires volvió a destacar la importancia de mantener las puertas abiertas a los refugiados y de no tener miedo.

"¿Cuántas invasiones ha tenido Europa? Europa ha sido construida por las invasiones y las oleadas migratorias. Ha sido construida artesanalmente. Las migraciones no son un peligro sino un desafío para crecer", aseguró. "Y lo dice uno que viene de un país donde más del 80% son inmigrantes", agregó. Recordó asimismo que estos inmigrantes "huyen de las guerras y del hambre" o de situaciones de explotación por parte de los potentes. "El Mediterráneo se ha convertido en un cementerio", lamentó asimismo, como ya había hecho en otras oportunidades. "Nuestro mar, el Mare Nostrum, es un cementerio, lo tenemos que repetir cada día como una oración"

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1985576-papa-francisco-las-migraciones-no-son-un-peligro-sino-un-desafio-para-crecer

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez

Elogio de la esperanza