¿Cómo ayudar a los adolescentes a adaptarse cuando nos mudamos a un nuevo país?

Hay decisiones que se toman a lo largo de la vida que llevan a las personas a diferentes destinos. En el caso de los emigrantes, la determinación de buscar un mejor futuro profesional, quizás una mejor vida para sus hijos, los motiva a izar las velas y empezar de nuevo en tierras desconocidas. 
Entrevista a Cintia Fuentes Ramos, Psicóloga Infanto-Juvenil. Por Suhail Ali, El Correo del Golfo

Ilustración: Prawny, pixabay.com

Cuando el viaje se realiza en solitario, las preocupaciones son por los familiares a distancia, relacionarse y cubrir las necesidades básicas. Mientras que, cuando se emprende en familia todos los integrantes se ven de alguna manera afectados por la transición. 

Hace unas semanas la esposa de un gerente en un reconocido hotel de Dubai que tiene pocos meses de haberse mudado al Emirato, comentaba que a sus niños les ha costado adaptarse al estilo de vida de los Emiratos. Describía que su niño de apenas un año percibía el brusco cambio que han tenido que dar debido al trabajo de su esposo, porque a pesar de ser españoles venían de vivir unos nueve años en los Estados Unidos, donde el clima y los olores eran completamente diferentes. 

Además sus dos niños adolescentes estaban teniendo problemas para adaptarse a sus escuelas y no tenían amigos luego de seis meses. A raíz de su inquietud, El Correo del Golfo ha contactado a la psicóloga infanto-juvenil Cintia Fuentes Ramos, quien es experta en el comportamiento adolescente para ayudar a los padres hispanos a entender a sus hijos. 

¿Qué ocurre cuando nos mudamos? 

Pues tan sencillo, como que nuestros hijos tienen que volver a construirse. Y construirse de una forma global, aun no tienen edad para formar su propia familia, así que hasta ahora lo único que han elegido son sus amigos, esas personas que los entienden y que además les han otorgado un espacio en la vida. Sus hijos conocen muy bien el rol que deben desempeñar en ese grupo, cómo actuar, responder, qué se espera de ellos. 

Cuando cambiamos de ciudad o de país no solo les toca adaptarse a las nuevas normas, nueva casa, nuevo colegio, sino que también tendrán que volver a buscar su sitio con estos nuevos compañeros de viaje. Todo esto mientras siguen buscando su camino. Seguramente les escucharan repetir en innumerable ocasiones que no les gusta este cambio, que quieren volver, que a ellos nadie les preguntó. 

¿Cómo enfocamos los padres esta situación a la vez que nosotros también tenemos que adaptarnos? 

En el caso de que sean afortunados y aún no se hayan mudado, intenten involucrar a sus hijos en todas las decisiones que vayan a tomar como la búsqueda de casa o colegio. Y si es posible explíquenles en la mayor brevedad el cambio de ciudad o país, para que no se sientan ajenos a los cambios importantes en la familia. Además les servirá para ir asumiendo el cambio y se sentirán parte del proceso al participar, de una manera más o menos activa, en la toma de decisiones. Si por el contrario ya han cambiado de residencia y su hijo le repite a diario lo horrible que es este nuevo sitio, sobretodo deben intentar ser lo más pacientes posible. Además si muestra una actitud positiva hacia este nuevo cambio proporcionará una gran ayuda a su hijo. 

Pueden buscar juntos lugares donde practicar sus deportes o actividades favoritas, apoyar su malestar, ya que es normal que se sientan tristes, melancólicos e incluso enfadados pero debemos enseñarles que un nuevo sitio brinda nuevas y apasionantes oportunidades. Piensen que lo que para ustedes es una nimiedad para su hijo supone algo realmente importante. Así que en esos momentos quítense las gafas de adultos e intenten llevar las gafas de un adolescente para no calificar como vano algo que a esa edad no lo es.  

Es importante que su hijo note su cercanía y comprensión, ya que ahora mismo es su único apoyo. Así que planeen actividades juntos, dediquen tiempo a conversar e incluso a debatir, eso sí respetando siempre el espacio de su hijo, ya que si no se sentirá presionado y “controlado” e intentará alejarse de ustedes. Además buscar las similitudes y diferencias con su país de origen puede ayudarlo a ubicarse de una forma más sencilla. Pequeños pasos que harán la adaptación un poco más fácil. 

¿Cuáles son los trastornos psicológicos más comunes causados en adolescentes producto del proceso de adaptación a un nuevo país? 

La ansiedad, el estrés, y en lo casos más difíciles puede aparecer depresión. Lo habitual es que los niños y adolescentes sufran algunos cambios de comportamiento y emocionales, que se muestren más tristes o irascibles. 

¿Cómo podemos identificar que un niño y/o adolescente esta teniendo dificultades con el proceso de adaptación? 

Quejas constantes durante un período de tiempo prolongado da muestra de la insatisfacción de los menores con la nueva situación. También cambios de humor bruscos, cambios en sus comportamientos habituales, nos pueden hacer sospechar que los niños están pasando por un proceso de mala adaptación al nuevo entorno. Si pasado un tiempo prudencial, el menor sigue sin mejorar, siempre puede acudir a un profesional que le guíe en este duro camino de ser padre de un adolescente con el plus añadido de nueva residencia. 


Fuente: http://www.elcorreo.ae/como-ayudar-a-los-adolescentes-a-adaptarse-cuando-nos-mudamos-a-un-nuevo-pais

Comentarios

  1. Creo que al ser jóvenes, nos adaptamos fácilmente, llevo casi dos años en Australia, y tengo un vlog donde comento mi experiencia www.youtube.com/atorland Un cordial saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez