Ají Dulce en París

Más historias de migrantes: Como muchos venezolanos fuera del país, Daniela y Luis han venido a  Francia con este espíritu positivo muy venezolano, con ese espíritu de apertura a otra cultura sin limitaciones en cuanto a profesión o experiencia.






Ají Dulce es el primer Food Truck de comida venezolana en Paris y sus alrededores. Son Luis y Daniela, una caraqueña y Luis de Punto Fijo, quienes se reunieron con un proyecto en común : compartir su cultura, lo que comen desde pequeños con su entorno, en definitiva, enriquecer y dar a conocer la cultura venezolana a través de la comida.

De la idea a la realización
Profesionales con una carrera establecida, Luis y Daniela no se podían imaginar hace tres años lo que iba a ser su nueva vida.Trabajando duramente en los pozos petrolíferos con Schlumberger Venezuela, la famosa empresa de servicios petrolíferos, Luis soñaba con emprender el camino de la alta cocina conjugando recetas y posibilidades creativas. Después de varios años esperando el buen momento, o el destino, se juntaron para cumplir este deseo.

Un puesto de estudiante en la prestigiosa escuela de alta cocina “Le Cordon Bleu” fundada en 1895 le estaba esperando . El sueño fue una prueba de persistencia, como estos momentos intensos de la vida, que te revelan tu propio potencial y te marcan de por vida.


 “El trabajo en las cocinas del alto cocinero Joël Robuchon era más duro que trabajar varios días en un pozo petrolífero.”  comenta Luis

Daniela también tenía su carrera bien establecida, trabajando durante años como periodista dando sus primeros pasos en el diario Tal Cual en Caracas, para desarrollarse más en el área audiovisual en varios proyectos en el canal de televisión Vale TV. El periodismo era y todavía es una carrera difícil de ejercer en Venezuela. Mantener alineado su ser, su pensamiento y su libertad de expresar era cada vez más y más difícil, casi imposible. Se le dio una oportunidad de seguir estudios en Madrid y así cambió su vida pues alláse enamora de un francés relación que la conduce a mudarse a Francia.

A todos los “expatriados” nos ha tocado tener algún tipo de encuentro mágico y lleno de casualidades. Como todos, conocemos estas historias de venezolanos con relaciones mutuas. Yo mismo tenía una conexión con Daniela, que descubrimos hablando durante nuestro encuentro. El encuentro de los socios Daniela y Luis se hizo en Francia gracias a las casualidades que te hacen pensar que sí hay magia en el mundo.

Fue con el amor a su cultura venezolana y quizás un toque de nostalgia, con la conciencia de quien  tiene algo que aportar al mundo, que Daniela pensó en el Food Truck Ají Dulce.

La propuesta

Sin muchas esperanzas, Daniela le propuso a Luis lanzarse con ella en esta aventura, obviamente, él estaba trabajando para un chef estrella, teniendo una carrera abierta para conquistar el mundo de los sabores en los restaurantes más high que el mundo conoce. Sin embargo, Luis encontró la idea perfecta y con sorpresa, sin mucha reflexión, le confiesa a Daniela sus ganas de crear con ella el concepto AJI DULCE. ¡Bingo!

La salsa empienza a tomar forma y Daniela con espíritu emprendedor lleva a cabo junto con su socio Luis, el food Truck aún con las dificultades administrativas.

La idea es seguir evolucionando, que Luis pueda crear siempre enfocándonos en la gastronomía venezolana que es como sus ciudadanos, tan variopinta y rica en cultura, historia, mostrar una cocina auténtica inspirándonos en las regiones venezolanas. Luis hace evolucionar la cocina, crea una comida auténtica y también crea una fusión de productos, llevándole a explorar el mundo: Arepa de Asado negro criollo, Pernil, Confit du canard, Mojito en Coco basada en la receta tradicional marabina.

El concepto

Ají Dulce propone todo lo que un venezolano le hace falta, arepas, cachapas, postres, jugo de parchita, papelón con limón, un concentrado de Venezuela sobre ruedas.

Entonces, pueden pensar, quien va ahí, quién osa probar estos platos, que ni saben lo que es, que forma tienen, que ingredientes hay,y para sorpresa de Ají Dulce los galos se dejan enamorar el estómago con las recetas del camión venezolano, todo el mundo le gusta la arepa. Algunos fanáticos les siguen por donde van por la misma nostalgia de Luis y Daniela, para probar ese pedacito de un país ahora lejano o también encontrar otros venezolanos, esto le da sol a cualquier venezolano para el resto del día.

El entorno del food truck

La mayoría de los clientes son franceses que gustan de la novedad, el espíritu latino, los nuevos sabores. Y funciona, la arepa tiene algo mágico porque es versátil, hay tantas formas de comerla que de personalidades en el mundo, los franceses consiguen su forma de comerla. Es con timidez que estos  descubren los tubos de salsa verde y la salsa picante, como si alguien les va a regañar por tomar  demasiado.

El food truck Ají Dulce ahora se mueve en lugares públicos y privados en la región de París. No lo sabían antes de empezar la aventura pero teniendo un Food Truck es hacer parte de una comunidad. Como toda tendencia, las nuevas generaciónes de emprendedores no se manejan como las generaciones anteriores; hoy día , la solidaridad, la colaboración y el compañerismo las caracterizan.

Los food trucks están obligados a ofrecer calidad, trabajar productos locales, ser originales y tener mucha estrategia comunicacional. Después de 6 meses de trabajo administrativo y arreglos prácticos, Luis y Daniela han logrado crear una oferta coherente que suma sus valores personales, sus espíritus aventureros y el placer de compartir momentos de sorpresa diaria con gentes y lugares diferentes cada día.

Fuente:https://www.rootsalad.com/el-primer-food-truck-venezolano-de-paris/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez