La historia del pez valiente

Una historia imaginaria que ayuda a comprender las ideas relacionadas con la Inteligencia Migratoria
Tomado del libro: Inteligencia Migratoria. ¿Me quedo o me voy? Ediciones B, Venezuela, 2013




 Un pescador logra agarrar un pez grande y lo coloca sobre el muelle. Le saca el anzuelo y lo deja cerca de él, boqueando por aire. El pez siente que el sol quema su piel, que agoniza dolorosamente y comienza a saltar con las pocas fuerzas que le quedan.

En un último esfuerzo se contorsiona y logra dar un salto lo suficientemente grande como para caer al agua. Así se salva y por primera vez entiende a cabalidad la importancia del agua, una importancia que había creído entender pero que en realidad era más un sobreentendido del no tiene conciencia. Al volver a su vida ya no era el mismo pez ni el agua tenía el mismo significado.

Esta historia recuerda ese popular refrán que afirma que no se aprecian las cosas hasta que se pierden, que no se valoraron como corresponde porque siempre estuvieron allí.

La libertad, los afectos perdidos, la salud descuidada, el país de origen con sus cosas buenas y malas, el emigrante que ignoraba la importancia de aprender sobre Inteligencia Migratoria porque pensaba que con los recursos materiales era suficiente, las oportunidades desechadas porque pensaba que luego habría otras, los reconocimientos que no se hicieron por falta de tiempo en la vida personas generosas, y tantos otros ejemplos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza