Cansancio de País



A veces no sé distinguir si es el cansancio interno acumulado por la incertidumbre y la crisis continua alrededor, o si acaso es que de verdad el país ya no puede consigo mismo y la gente tampoco. Cansancio mutuo. Del país y de sus habitantes. Uno del otro. Todos con todos. Ya sin rabia sino cansancio puro, agotamiento en automático.
Por Harry Czechowicz  



Pareciera que la solución fuera irse, lejos, muy lejos, para respirar, visitar farmacias y supermercados provistos de todo y con abundancia. Crónica de una guerra triste y prolongada, fría, húmeda y empalagosa.

Retomar fuerzas y esperanzas es una proeza. Las sonrisas son una cortesía cuando salen de los labios, pero los ojos y el semblante permanecen sombríos como fondo. Pareciera una naturaleza muerta ó agonizante, decolorada.


La disposición emocional se reduce a un mínimo. Se crea un aislamiento 'protectivo'. Es el Trastorno Afectivo Migratorio severo que se presenta sin haber emigrado geográficamente.

¿Cómo encontrar la receta para el alivio sin los ingredientes como la esperanza, la resiliencia, la aceptación y una buena taza de dignidad para aderezar el conjunto? ¿Hibernamos hasta la esclavitud más sumisa y nos dejamos morir o matar de a poquito cada día? ¿Hasta dejar de respirar de una vez por todas y ya? ¿No más? ¿Así de simple o de complicado, según cada temperamento?

Nos medicamos con alcoholes y rumores,  medicinas prescritas o proscritas,  pasatiempos que no hacen sino matar el espacio-tiempo, porque crear calidad de vida parece estar destinado a los que se van aunque sea por algún tiempo, fuera del país donde se decretó la felicidad suprema, en otro horario, con otro discurso y color. 

Pero para todos queda algo, democráticamente, como la escasez, el miedo, los lutos y la inseguridad, la nostalgia por un país que una vez existió y también emigró hasta de nombre.
Cansancio de País. De día y de noche. Agotamiento de derrota.  

Voy a rezar. Quizás allí me encuentre con cierta serenidad y al final, una sonrisa de agradecimiento.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez