Emigrantes venezolanos, fugitivos de un país inseguro

La emigración de venezolanos fue constante en los últimos años, pero ha sido precisamente en el 2014 cuando las cifras han aumentado considerablemente, aunque no hay datos oficiales que permitan comprobar la cantidad exacta de venezolanos que han salido del país.
Por Norvi Jesús Fuenmayor,  enero de 2015







Esta situación se ha ido convirtiendo en un permanente tema de conversación entre jóvenes profesionales venezolanos, e inclusive extranjeros.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, calificó de “una emigración muy extraña porque no es la emigración convencional”, por tratarse de “una población con extractos medios, más formada profesionalmente”.

Los profesionales más “susceptibles a emigrar son los médicos”. En este sentido refirió que no existen cifras registradas de venezolanos que han migrado al exterior. Sin embargo, dijo que el 11.5% de la población venezolana ha “buscado información acerca de los trámites para emigrar a otro país”. “En estos momentos la inseguridad sigue siendo uno de los factores por los cuales los venezolanos se van del país. Sienten que Venezuela ya no da más”, puntualizó.


El deseo por una mejor vida

Después de analizar la decisión de irse del país viene lo más complicado, el papeleo y los trámites que el venezolano debe realizar en cada ministerio ubicado en Caracas a fin de legalizar los documentos personales que van desde el título universitario hasta los antecedentes penales.

Los motivos por los que cientos de venezolanos se están yendo del país son por los altos índices de inseguridad, porque el hampa azota diariamente a los ciudadanos sin importar condición económica, social y sexual.

Una fuerte polémica se hizo sentir en el país en este sentido con el caso del asesinato de la actriz venezolana Mónica Spear en enero junto a su esposo, Thomas Henry Berry, de nacionalidad irlandesa, en horas de la noche en la autopista Puerto Cabello-Valencia, estado Carabobo. Esta noticia fue uno de los motivos por los que muchos venezolanos decidieron irse del país. Nadie imagina en qué momento llegará la hora de su deceso, pese a que ningún ser humano escapará de eso, sin embargo, sentir temor a perder la vida se ha hecho constante en los venezolanos hoy en día.

Sea cual sea el escenario político, económico y social en Venezuela, y sin importar que esto varíe, ya muchos jóvenes profesionales han optado por emigrar a otro país que les genere mayores satisfacciones y cubra sus necesidades y ambiciones, y sobre todo, donde se sientan más seguros.

Empezar de cero

“Estás obligado a trabajar en lo que sea. Aquí, los fines de semana trabajo de seguridad en un bar; de lunes a viernes estoy como community manager de una empresa a la que le manejo las redes sociales; si me llaman para ser camarero, también lo hago. Así ha sido mi vida aquí, mientras vas buscando qué hacer”, relató Luen Pieters, un joven que decidió emprender nuevos retos en Barcelona, España.

Durante más de dos años le ha tocado, por decisión propia, radicarse en esa localidad en casa de amigos mientras busca un arriendo propio. “Yo vengo de una familia de emigrantes, es algo que está en la sangre, me vine en el año 2011 a la ciudad de Barcelona por motivos familiares. Soy casado, y cuando nació mi niño tuve que regresar a Venezuela. Para venir nuevamente a Barcelona fue complicado por las guarimbas; la aerolínea Delta Airline me llamó y me dijo: mira, te quedaste sin pasaje. Tuve que comprar otro pasaje para salir por Cúcuta. No había ruta por Venezuela”.

Siguió contando su historia; en su tono de voz se sentía cómo recordaba la forma de salir de Venezuela en la segunda oportunidad de retorno a Barcelona. “Tuve que cruzar la frontera en carro para salir por Cúcuta, luego desde Bogotá llegar a Madrid, y finalmente a Barcelona. Estuve viajando tres días, sentía como si estuviera saliendo por la puerta de atrás, porque no hay forma, no te dejan, es un calvario”.

“La emigración es una historia personal. No es para todo el mundo. Sin embargo, puedo decir que, al menos donde yo estoy, uno puede estar haciendo cualquier tipo de trabajo y eso te permite vivir aunque el proceso de adaptación es sumamente complicado”, narró Pieters.


Dos atracos bastaron para irse a Perú

A esta historia se suma la de Nadia Ore, médico en Medicina Interna y estudios de un año y medio en Oncología. A través de una llamada a Perú nos dijo:  “me motivó irme del país por la falta de incentivo económico, mi decisión fue además por la segunda vez que me robaron, comprendí que en Venezuela mi vida no valía nada”.
Explicó que fue engorroso el proceso del papeleo ante los ministerios de Venezuela para tramitar su viaje. “Mi madre tuvo que quedarse un día más en Caracas para ayudarme con los papeles. Y una de las partes donde más necesidad pasé fue en la universidad, para sacar mis papeles. Y no es que la institución se niegue sino que no cuentan con los recursos económicos. Eso genera un gran atraso en la educación”. “El sueldo de allá, ni sumándolo con el de mi pareja nos daba para comprar una casa o un carro, porque los precios son exorbitantes. Eso fue suficiente para venir a Perú. Ya tengo cuatro meses aquí y he comprado cosas que no las hubiese podido comprar en Venezuela en dos años”, refirió.

La ambición de ir más allá

Orlando Santander tiene diez años fuera de Venezuela, aunque su familia sigue viviendo en la parroquia La Candelaria de Caracas. Ha recorrido varios países, empezando por Tenerife, España; pasó luego a vivir en Madrid, Barcelona, Suiza, Dublín (Irlanda), París, Escocia y finalmente en Oslo, Noruega, por una oferta de trabajo.

“Es una comunidad europea, es como si Colombia, Venezuela, Brasil, Perú y Argentina se unieran, como si tomáramos un tren y un fin de semana me voy a un lugar y no pasa nada, porque es una comunidad. Es por eso que se me hizo tan fácil viajar en Europa”, contó sobre su experiencia como emigrante.

“Una vez me monté en un taxi en Tenerife, y fue la primera vergüenza que pasé, porque le pregunté al taxista ¿cuánto es? Y me dijo: perdone, pero yo tengo taxímetro que es el que mide los kilómetros que recorres y debes pagar. Estando ahí el taxista me preguntó: ¿de dónde eres, provienes de Venezuela?… no puedes tapar el sol con un dedo”, expresó Santander.

El miedo de arriesgarlo todo

El ingeniero en informática Robert Javier relató, con voz entrecortada, lo que en pocos días asumirá, irse a la ciudad de Panamá tras buscar nuevas oportunidades laborales. “Llevo tres años trabajando y el poder adquisitivo en este país se hace cada vez más imposible. Así tengas título o no, las puertas de crecimiento se han ido cerrando. No se puede vivir en esta agonía de si nos van a matar o no, por la inseguridad que nos rodea; desde el más pobre hasta el más rico sufre ese mal ahorita, siempre va a estar detrás de ti”, dijo. “Por esos motivos ya estoy próximo a irme a Panamá, luego de buscar mis pasajes, las divisas y Cadivi. No hay vuelta atrás, no es fácil separarte de tu familia y de tus amigos, además del miedo que tienes de arriesgarlo todo. Me llevaré ese calorcito venezolano y las ganas de seguir adelante”, puntualizó Javier.

Sentimientos encontrados: dejar el pasado para comenzar de nuevo

El psicólogo y coach Alberto Ramos expresó que “los emigrantes, dependiendo de la situación (variable) que les lleve a salir del país, sienten un sinfín de emociones; alegría, esperanza, tristeza, sentimientos encontrados por haber dejado parte de su pasado, de su origen, de sus recuerdos, de sus olores, sabores, afectos, entre otras cosas”. Agregó que “no es fácil comenzar en lugares donde debes ir aprendiendo nuevos pasos”. El especialista refirió que “se generan rupturas familiares, amistades que no veremos en mucho tiempo, todo esto se suma a esa luz que buscamos esperando un cambio”.

Ramos explicó que “las cifras (de emigrantes) se han incrementado en las últimas décadas, mayoritariamente por los cambios sociales que se han generado en el país. Al referirme a cambios, quiero dejar en claro que para algunos son buenos, para otros son pésimos. No se puede negar que existe un escape hacia destinos que pensamos son mejores al actual”.

Recomendó “tener en claro que vas a un lugar a aprender, no a imponer, debes adaptarte a las costumbres del lugar donde llegarás, si te vas con tu familia nuclear o principal, ya debiste considerar todo el cambio socioeconómico que eso genera. Tus resultados estarán influenciados en la habilidad para resolver los problemas que se presenten en el nuevo destino”.

En este sentido, el psicólogo manifestó que “todo dependerá de esa unidad familiar. Cada caso es distinto. No se llega lejos sin recordar lo dejado cuando esto nos gustaba familiarmente. Recuerda que el impacto es tanto para quienes se van como para los que se quedan”.

Las emociones nunca dejarán de estar presentes cuando una persona se va lejos de sus seres queridos. “Es bastante probable que algunos emigrantes se depriman, incluso somaticen o generen ansiedad; esto no les ocurre a todos, depende de cada caso, por ello la recomendación principal es crear un nuevo círculo social, una red donde puedas interactuar. No aislarte, debes ser astuto emocionalmente”, dijo Alberto Ramos.

Por último, señaló que “el emigrante pasa por varios períodos, donde el shock cultural está latente. Se inician comparaciones de sociedades, tienes aceptación de lo mejor, luego ves el distanciamiento, es un vaivén emocional, que no te destruye si aprendes a manejarlo. No existe un libreto emocional para los emigrantes”.

Emigrar a otro país para buscar mejor calidad de vida es el motivo principal de quienes han tomado esta decisión tan importante en sus vidas. Abandonarlo todo para apostar por nuevos senderos es, sin duda, una de las mayores satisfacciones que ha dejado en los corazones de los emigrantes venezolanos que, vayan a donde vayan, no dejarán de anhelar un mejor futuro para Venezuela.


Fuente: http://www.6topoder.com/2.0/1/7629/emigrantes-venezolanos-fugitivos-de-un-pas-inseguro-

Comentarios

  1. ¿Deseas Emigrar a ESPAÑA de forma LEGAL? ¿Deseas Invertir en tu propio negocio? ¿Tienes una idea de negocio y no sabes cómo emplearla? Aumenta tus posibilidades y disminuye los riesgos al empezar una Pyme ¿Visado para estudiantes y si ya te encuentras en España deseas renovación de visado? Hemos Creado Instituto Superior de Investigación Empresarial. El presente Curso Superior en Organización y Gestión de la Pyme de ISIE tiene como finalidad dotar a todos los participantes de las claves y herramientas decisivas para poder hacerlo con garantía de éxito. Convocatoria Abiertas durante todo el Año, lo que significa que el alumno puede iniciar el curso Superior al inicio de cualquier mes del año. Reserva de plazas y asesoría en temas de gestión de visado y pasaje como estudiantes. Más Información +34 684 374 310 Asesor Comercial Roraima Mendez

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez