Crece número de venezolanos que emigran

Los venezolanos se van. En el período comprendido entre 2005 y 2010, el número de compatriotas que residen en el exterior pasó de 378 mil a 521 mil. La falta de oportunidades y la inseguridad provocan el éxodo.
Por Pedro Pablo Peñaloza, enero de 2014



El dato aparece en el informe titulado "La emigración en Venezuela durante la última década", escrita por Anitza Freitez, doctora en Demografía y directora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (IIES-UCAB).
Freitez llegó a esa cifra al revisar las estimaciones de la División de Población de Naciones Unidas y el Banco Mundial. "En Venezuela no se tiene acceso a fuentes estadísticas nacionales que permitan realizar alguna aproximación a la cuantificación de la emigración internacional de los nacidos en el país", advierte la académica, que recurrió a diversas fuentes internacionales para escribir este análisis que se limita hasta 2010.
La responsable del IIES-UCAB señala que la corriente migratoria, que asomó en los años 80 y 90, se acentuó en la pasada década. "La emigración de venezolanos ha venido creciendo particularmente en los estratos medios de la población y entre las razones más frecuentes para dejar el país se han identificado: el hecho de no visualizar oportunidades de desarrollo individual y la inseguridad personal".

Al norte
Estados Unidos es uno de los principales destinos del éxodo criollo. De acuerdo con el proyecto Imila (Investigación de la Migración Internacional en Latinoam erica del Centro Latinoamericano de Demografía), unos 33 mil venezolanos vivían en EEUU para 1980. Una década más tarde, la comunidad ascendió a 42 mil y en 2000 saltó a 107 mil venezolanos en territorio estadounidense.
Freitez observa que el Banco Mundial refrenda esta tendencia, al señalar que en 2005 estaban afincados en EEUU unos 130 mil venezolanos y que un quinquenio después la cantidad de criollos llegó a 172 mil.

En el caso de España, el Banco Mundial calculó que entre 2005 y 2010 la comunidad venezolana creció de 148 mil a 164 mil. "La magnitud de los flujos de migrantes que ingresan a España provenientes de Venezuela no se establece de forma expedita por cuanto hay una fracción de ellos que desaparece de las estadísticas mediante la recuperación de la ciudadanía", argumenta Freitez.
Hasta en Oceanía se multiplican. La profesora indica que en 2000 unos mil venezolanos estaban instalados en Australia. A la vuelta de siete años, el contingente se duplicó.

Pidiendo auxilio
Apoyándose en la información suministrada por el Alto Comisionado de Naciones Unidos para los Refugiados, Freitez subraya: "entre 2003 y 2004 se duplica el número de refugiados (venezolanos), de 598 a 1.256, y entre 2004 y 2009 se incrementó cinco veces alcanzando a 6.221 la cantidad de venezolanos refugiados. Para esa fecha, también se tienen registros de 1.580 venezolanos en condición de solicitantes de refugio".
La demógrafa resalta otra característica de la emigración venezolana: "Se ha encontrado que Venezuela, aunque no figura entre los países con tasas más altas de emigración, sobresale entre los 30 primeros con las más altas tasas de selectividad (60,1%), medida como la relación entre el número de emigrantes calificados respecto al stock total de emigrantes".
En ese sentido, una pesquisa elaborada por el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) arrojaba que para 2007 el porcentaje de inmigrantes venezolanos de 25 años y más en EEUU con título de doctorado (14%) se mantenía por encima de la media de la población estadounidense (9%) y de la diáspora latinoamericana que habita en suelo norteamericano.
Más allá de la pérdida económica que este fenómeno puede representar, visto que buena parte de este recurso humano se formó gracias a la inversión del Estado venezolano, Freitez lamenta "la merma de la comunidad científica y profesional, particularmente en ciertas áreas especializadas como la de las ciencias de la salud".

Fuente: http://bit.ly/1eCKSAl

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza