Cómo no sentirme culpable por estar lejos de mis padres ancianos

Cuando tienes padres ancianos que viven lejos, puede ser fácil sentirse culpable acerca de todo lo que no puedes hacer por ellos, sin importar qué tanto haces o no haces realmente. 
Por Lynda Moultry Belcher | Traducido por Ana María Guevara


Sin embargo, es importante que no te sientas culpable, así que deja de preocuparte y sé proactivo en su lugar. Después de todo, la culpa no logra nada, pero un poco de planeación previa puede servir bastante, así sabrás si tus padres necesitan algo y habrás considerado algunas opciones.


Instrucciones
1 Llama y revisa a tus padres en intervalos regulares. Esto te mantiene en contacto con lo que está pasando con sus vidas y debería aliviar una parte de la culpa sobre vivir lejos. Cuando tengas conversaciones regulares acerca de sus actividades y asuntos diarios, te hace sentir como si estuvieras más involucrado en sus vidas.

 2 Visítalos tan a menudo como puedas. Puedes sentirte menos culpable acerca de no vivir cerca si te programas una visita cada unos cuantos meses. Incluso si es solamente por un fin de semana, te da la oportunidad de ver a tus padres y verificar por tu cuenta cómo les ha ido. Es más, las visitas regulares significan tiempo para hacer cosas en la casa por ellos o llevarlos a citas médicas mientras sea necesario. Puede no ser tu escapada ideal de fin de semana, pero aliviará tu culpa por la carencia de cuidado diario.
  
3 Cultiva un plan de emergencia. Una de las razones por la culpa es que te preocupas por si algo sale mal, no estás ahí. Una buena manera para esto es planear cómo estarás ahí si lo necesitas. Coloca aparte un fondo de emergencia que puedas usar para sacar rápidamente a tus padres en el evento de una emergencia. Planea cada faceta del proceso, desde el método del viaje hasta cómo qué tan largo será para ti el llevar a tus padres hasta el aeropuerto, por ejemplo. Si tienes esto planeado con tiempo, puedes sentirte menos culpable, ya que así sabrás que puedes estar ahí rápidamente si lo necesitas.
  
 4 Confía en los miembros de la comunidad y amigos de la familia. Quizás tú no puedas estar ahí todo el tiempo, pero puedes sentirte menos culpable si formas relaciones con las personas de la comunidad de tus padres que puedan servir como tus ojos y oídos. Esto es específicamente importante si tus padres tienden a ser tercos y no decirte cuando las cosas están saliendo mal. Forma una amistad con el vecino de al lado o con el líder religioso de tus padres; estas son personas que pueden encontrar a tus padres a intervalos regulares y te podrán decir si algo falta.
  
5 Únete a un grupo de apoyo para cuidadores. Esta es una idea particularmente buena si te sientes culpable porque tus padres, uno o los dos, están lidiando con algún tipo de enfermedad que te sientas que deberías estar ahí para ayudar. Solo porque estás lejos no significa que no estás lidiando todavía con las ramificaciones emocionales del proceso de la enfermedad. Únete a un grupo de apoyo y solicita consejo por parte de los miembros para saber cómo ayudar a tus padres, incluso desde lejos.

Fuente: http://www.ehowenespanol.com/sentirme-culpable-estar-lejos-mis-padres-ancianos-como_191876/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza