Inmigrante: la nueva nacionalidad

Emigrar significa mucho más que  sacar los papeles indicados, seleccionar el destino de forma meticulosa y cuidar los detalles del plan para mantenerte. Va mucho más allá de las cosas que puedes guardar en dos maletas y de tu capacidad de organizar. 
Por Luisana Mata

La vida es una constante de cambio


Emigrar significa comprender que no es posible reconstruir el pasado en otro sitio, que tus recuerdos son el ancla con tus raíces y que sólo tienes la certeza de que nada volverá a ser igual.

Bien porque busques una mejor forma de vida o porque desees emprender un proyecto, la valentía es el primer componente actitudinal del que debes hacer gala. Porque dejar las certezas sobre  lo que dominas, conoces o sabes manejar, es lanzarte al mar con simples conocimientos de las brazadas básicas que impedirán que te ahogues.

Mi abuela una vez me dijo que “inmigrante” no era un adjetivo, era  una “nacionalidad compartida” por quienes un día, con un montón de sueños y anhelos, dejaron su tierra para reconstruir en otra una nueva vida.

Eso implica, sin dudas, practicar el desapego, concepto que en psicología tiene muchas connotaciones, pero que en Wikipedia se define simplemente como: “el estado en el que una persona supera su lazo de unión al deseo por las cosas, personas u objetos  consiguiendo una perspectiva más elevada”.

Cuando emigras y entiendes la importancia de tu actitud personal para dar ese paso, dejas de ser lo que eras y comienzas a construir una nueva forma de ser. No te voy a engañar. No es sencillo y la transición ocurre de a poco. Pero si me correspondiera hacer una lista de aspectos que pueden ayudarte, simplemente te propondría:

Coordina bien el tema de los documentos, el dinero para mantenerte inicialmente y los mecanismos para obtener una residencia temporal.
No te agobies con todo lo que debes llevarte, descubrirás que no existen suficientes maletas para meter una vida en ellas.
Trabaja en ti mismo. Conócete, aprende a determinar que te detona e intenta practicar el autocontrol. Necesitarás mucho de estas cualidades cuando tengas que enfrentarte a las nuevas circunstancias.
Despréndete de la necesidad de emitir juicios, de ir por la vida calificando todo y a todos. Te darás cuenta que tus nuevos vecinos jamás serán como los que tenías y que tus nuevos amigos no reemplazan a los que dejaste en tu país. Las personas a las que amas y extrañas producen ese sentimiento en ti porque junto a ellas viviste cosas que son irremplazables.
Date la oportunidad de reaprender, necesitas hacerlo. Lo que traes en tu maleta de experiencias es simplemente el punto de partida para que puedas conectarte con tu yo interior.
Entiende que siempre habrán días buenos y días malos. Los días buenos te motivan  y los malos te conectan con la tristeza, que es una emoción de reflexión.

Y, finalmente, entiende que debes automotivarte, pero eso no significa  que eventualmente no puedas quedarte dormido ahogado en sollozos.

Dejar la vida que conoces y construiste de a poco es una pérdida que produce un duelo natural, pero en tu interior estará siempre la fuerza que necesitas para salir adelante. Recuerda que mucho más importante que la preparación procedimental que realices sobre tu nueva vida, es la preparación emocional que practiques.

La vida es una constante de cambio y si trabajas en adquirir la flexibilidad y adaptabilidad necesarias para este cambio, podrás ser más feliz, porque en tu pasado encontrarás la conexión con tus querencias y en tu presente las páginas en blanco de tu nueva realidad.


Fuente: http://momentosdecanape.blogspot.com.ar/?m=1

Comentarios

  1. Un tema maravilloso tanto para los que se van, como para los que se quedan. Me llena el corazón de orgullo saber de historias de éxito en otros paises de familiares y amigos que dejaron todo por una vida mejor. Para mí son gente admirable y con gran valentía. Excelente articulo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Gloria por tus palabras, emigrar nos lleva a soñar sin despegar los pies de la tierra

      Eliminar
  2. Tiene mucha razon lo que dice este articulo, gracias por compartirlo, salir de nuestra tierra dejar todo atras y recomenzar no e sfacil eso es verdad, pero si es posible, y sobretodo como dice aqui, debes llevar la mente bien abierta a reaprender, dejar las etiquetas y no juzgar nada ni a nadie, siempre buscando la parte positiva de esta nueva vida, eso es lo que hago cada dia, y pienso que me ha ayudado mucho. Un gran abrazo a todos los que compartimos esta nacionalidad "como cita Luisana Mata en su articulo" a todos los Inmigrantes del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marialex que bueno que te fue de utilidad, esa actitud positiva es la que necesitamos todos los inmigrantes

      Eliminar
  3. Nos complace mucho difundir esta importante reflexión de Luisana Mata

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza