La inteligencia cultural y el desafío de trabajar en otro país

Para realizar una buena transición cuando se trabaja en otro país, es importante que analices antes la relación con la cultura de tu país de origen. Pregúntate cuáles son los productos típicos de tu país, los ritos más populares y practicados, cómo funcionan los sistemas y las instituciones sociales más importantes, las normas y actitudes que influencian los orígenes y funcionamiento de tales instituciones sociales (disciplina en una familia, por ejemplo).
Por Universia, España


¿Cuáles son los valores que tales creencias revelan? Las actitudes sociales hacia la obediencia de los niños implicarían que el poder y la jerarquía son muy importantes para esa cultura. Una vez que te preguntas estas cosas, puedes intentar descubrir conocimiento en común entre tu cultura de origen y la cultura en la que te introducirás, y así comenzar a adquirir la inteligencia cultural.

Probablemente comiences con clichés y estereotipos de los diferentes países y culturas. Esto no es exactamente inteligencia cultural, pero no es necesariamente malo, tampoco. Los estereotipos existen porque son simples de comprender y fáciles de recordar. Reflexiona sobre tu cultura y recaba información sobre la nueva cultura para comprender de donde vienen.

La cultura del país de destino 

Comienza a tomar cursos de lengua, ya que si bien la comunicación no verbal transmite mucha información útil, las habilidades lingüísticas te permiten aumentar tu nivel de comunicación, acceder a conocimientos culturales de hecho y comprender tus equivocaciones rápidamente.
  
Insértate en los ritos y productos del país. Puedes leer guías turísticas, cocinar nuevas recetas, consumir algo de la cultura pop; investiga tu destino en Internet o compra libros acerca de vivir en el exterior. Así podrás conocer la historia, geografía y política del país, además de consejos útiles para hacer frente a ciertas situaciones sociales.


La teoría de la inteligencia cultural 

La importancia de las habilidades interculturales es innegable. La comunicación mundial ya no se limita a ciertas industrias y a altos ejecutivos, sino que ocurre en todas partes. Si bien las diferencias culturales superficiales pueden desaparecer con la globalización, los valores sociales subyacentes se mantienen. 

Cuando haces negocios a nivel internacional, las habilidades interculturales son vitales para ser exitoso. Las habilidades prácticas son las más difíciles de adquirir en el aprendizaje multicultural. Significa que eres capaz de analizar los malentendidos y corregirlos e incluso poder evitarlos desde el comienzo.


La práctica de la inteligencia cultural 

Un gran ejemplo de la inteligencia cultural en acción es el de un gerente de origen occidental que intenta mejorar la eficiencia de los proyectos grupales en las oficinas de su empresa en Asia. Para ello prometió a los miembros más productivos un bono, sin importar su jerarquía o tiempo en la empresa. Esto no sólo no funcionó, sino que incluso generó una baja mayor en la productividad.

¿Qué ocurrió? Al remunerar a un miembro del equipo, eligió a una única persona para alabar, generando en el resto del equipo vergüenza. Para proteger a sus compañeros, los trabajadores ajustaron su comportamiento a ello y evitaron rendir demasiado. Nadie quería ser el ganador, si significaba que iban a afectar la dignidad de sus compañeros. 

Cuando el gerente descubrió que estaba ofendiendo los valores básicos de una cultura jerárquica y colectiva, decidió cambiar el incentivo y prometió remunerar a todo el equipo si lograban alcanzar una determinada meta. Ante esto, la productividad ascendió notablemente. El ideal de la inteligencia cultural es lograr estos resultados, incluso cuando se trate de situaciones delicadas.


Fuente: http://noticias.universia.es/actualidad/noticia/2014/07/03/1100004/inteligencia-cultural.html

Comentarios

  1. Gracias por compartir este tema sobre la Inteligencia cultural La comunicación intercultural es más arte que ciencia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza