El choque cultural nunca desaparece del todo...

Desde que comenzó el éxodo venezolano unos 10 años atrás (mas o menos) hay sin fin de historias de éxito y fracaso. A muchos venezolanos les ha ido muy bien. Muchos venezolanos han logrado salir adelante, levantar a sus familias, y ser felices en el nuevo país. 
Tomado del blog Venezolanos en Uruguay. (venezolanosenuruguay.wordpress.com)



La realidad es que mientras el venezolano ha estado acostumbrado a viajar, esto de emigrar es nuevo. La relación entre el expatriado y el país que lo recibe es similar al de Rachel y Ross en Friends: primero se gustan, después se odian, después se entienden, y finalmente se enamoran.

Algunos inmigrantes tienen mucha suerte y desde que pisan el nuevo país, les gusta, se adaptan, y viven felices por siempre. Otros nunca se acostumbran y viven mal o deciden irse a otro lugar o devolverse. La mayoría pasan por varias fases de alegría y felicidad o tristeza y desesperanza. Vamos de “no puedo creer que estoy aquí, esto es lo máximo!” a “¿qué demonios hago aquí? Me quiero ir ya!” Pasar de un extremo a otro es lo que se conoce como choque cultural o cultural shock. 

Yo he vivido en muchos lugares y cuando me dicen, “oye, tú si has viajado” siempre los corrijo, “no, yo me he mudado mucho que no es lo mismo”. Como alguien que ha vivido toda su vida cambiando de latitud cada 4-6 años lamento informarles que el choque cultural nunca desaparece del todo pero aprendes a vivir con él y, más importante, aprendes… aprendes mucho.

El choque cultural es un término que describe la ansiedad y las emociones que siente una persona al encontrarse en un medio social totalmente distinto, como por ejemplo en otro país. Se relaciona frecuentemente con la incapacidad de asimilar una cultura diferente, creando dificultades en saber qué es apropiado y qué no. En algunos casos se combina con un fuerte rechazo a ciertos aspectos de la cultura anfitriona y puede tener consecuencias devastadoras.

Por lo general, la experiencia migratoria empieza bien. Todo lo nuevo nos parece interesante, bonito, exótico. Los nuevos sabores, olores, y vistas nos invaden. Sí, extrañamos lo que hemos dejado atrás pero los cinco sentidos están sobre-estimulados y por lo general esto nos contenta. Pero tarde o temprano, comenzamos a sentirnos incómodos. No sabemos nuestro lugar o donde encajamos en la sociedad. De pronto decimos algo inadecuado o por miedo a decir algo inadecuado nos aislamos. Un error típico es solo pasar tiempo con otros venezolanos o expatriados en general. Los expatriados son una excelente fuente de información y pasar tiempo con otros venezolanos es muy rico, pero la idea no es crear una colonia venezolana. Tarde o temprano tenemos que salir de esa “zona de confort” y conocer el país y su gente. Mientras más rápido conozcas a la gente y sus costumbres, más rápido encontrarás tu lugar dentro de la nueva sociedad.

Y no estén pensando que es que van a perder el “venezolanismo” pues la realidad es que al estar fuera de Venezuela, así siempre estén acompañados de otros venezolanos, uno va cambiando. Acéptenlo. Ser inmigrante no significa dejar de ser venezolano. Más bien nos convertimos en venezolanos-plus. Seguimos siendo venezolanos con un toque de algo más.

Es importante reconocer que el proceso de adaptación no es igual para todo el mundo y esto puede ser aun mas difícil en las familias en la que cada miembro va a su ritmo ocasionando dificultades en la comunicación y el diario vivir. A ustedes, familias expatriadas, les pido paciencia y tengan seguro que esto también pasará. 

Consejos útiles 

Mantenga una mente abierta y una actitud positiva. No juzgue a primera vista y aprenda a observar y escuchar. Ser un observador objetivo facilita la comprensión intercultural.
Tómese su tiempo para adaptarse a las diferencias culturales y busque un aliado. Es bueno hacer un amig@ con quien uno puede hacer preguntas y pedir aclaratorias pero, recuerde, solo logrará hacer esa amistad si sale de su zona de confort.

Haga un esfuerzo y estudie la historia, cultura y lenguaje cotidiano del país que lo recibe. Nuevamente los amigos nativos, en nuestro caso uruguayos, nos ayudaran a entender las diferentes costumbres y cómo se hacen las cosas en Uruguay. (Y no esté pensando “en Venezuela se hace mejor” en su lugar piense “en Venezuela se hace diferente".

Trate de aprender algo nuevo sobre la cultura uruguaya todos los días (o por lo menos todas las semanas). Aprenda una nueva receta, vea una película de cine nacional, o lea un libro de un autor uruguayo, visite los museos, teatros, plazas, o simplemente camine por el vecindario y familiarícese con su entorno. Y lo más importante: ¡Mantenga el sentido del humor! Tenga en cuenta que vivir en el extranjero es una experiencia increíble que ampliará sus horizontes y añadirá la riqueza de otra cultura a su experiencia y conocimiento – es un deber sacarle el máximo provecho.

Nota: los autores del blog Venezolanos en Uruguay reciben comentarios en el email: venezolanosenuruguay@gmail.com.

Fuente: https://venezolanosenuruguay.wordpress.com/2015/09/07/el-choque-cultural-de-vivir-en-otro-pais/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez