Absorber más inmigrantes puede beneficiar a los países ricos

Algunos economistas han señalado que aquellos países desarrollados que pueden absorber inmigrantes exitosamente prosperarán en el futuro, impulsados por una mano de obra joven, mientras que aquellos países que son muy nacionalistas o siguen políticas de inmigración conservadoras probablemente tendrán economías estancadas debido a poblaciones decrecientes.



La economía de poblaciones ha sido un campo de estudio bastante ignorado, especialmente cuando se trata de obtener soluciones para una crisis económica, que muchos países han estado enfrentando desde la última recesión. La mayor parte del enfoque ha estado tradicionalmente en estrategias sobre regulación financiera, desempleo y política monetaria, a pesar que la población puede fácilmente tener un rol crítico al proporcionar valiosos recursos en una economía en dificultades.

Un informe de las Naciones Unidas publicado recientemente dice que la población del mundo no va a llegar a un pico en el futuro próximo, como se había predicho anteriormente, y que existe un 80% de posibilidad que llegue a los 12.3 mil millones (de los actuales 7.2 mil millones) para el 2100. Es probable que las regiones altamente pobladas como el sur de Asia y África vean tasas mayores de crecimiento de la población, ocasionando estándares reducidos de calidad de vida. Por otro lado, los países adinerados del Occidente y partes de Asia oriental enfrentarán una escasez de trabajadores jóvenes, lo que puede tener un impacto negativo en su crecimiento económico.

Un ejemplo de un país que enfrenta retos debido a la reducción de la población trabajadora es Japón. El país ha tenido una excelente tasa de crecimiento económico, sin embargo, últimamente está teniendo problemas con los déficits comerciales. Esto se puede resumir a la población trabajadora de Japón, que ha sufrido una reducción desde 1997. El creciente número de jubilados tienen que ser mantenidos por un grupo más pequeño de jóvenes, lo que está ocasionando un descenso en los ahorros nacionales y desviando recursos de actividades económicamente productivas.

Otros países que probablemente enfrentarán problemas económicos similares debido a poblaciones decrecientes son Corea del Sur, China e Italia. La política de hijo único de China hace cada vez más difícil que una pareja joven pueda mantener en el futuro a dos parejas de padres y sus propios hijos ellos solos. De la misma manera, no se puede esperar que la población envejecida de Italia saque a la nación de su actual estado de estancamiento económico.

Una posible solución al problema de población global se puede obtener a través de la inmigración, donde países desarrollados pero menos poblados con una falta de mano de obra joven, introduzcan políticas para absorber gente de regiones sobrepobladas del sur de Asia y África. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo ya que muchos países tienen prejuicios contra extranjeros y puede que la población inmigrante tenga problemas para adaptarse a los nuevos territorios. Además, en el caso donde el requerimiento es de una mano de obra altamente calificada, los inmigrantes con antecedentes educativos pobres no serán adecuados.

Algunos economistas han señalado que aquellos países desarrollados que pueden absorber inmigrantes exitosamente prosperarán en el futuro, impulsados por una mano de obra joven, mientras que aquellos países que son muy nacionalistas o siguen políticas de inmigración conservadoras probablemente tendrán economías estancadas debido a poblaciones decrecientes.

Sin embargo, la inmigración no es la única solución con poblaciones decrecientes. Varios gobiernos han iniciado políticas que alienta a la gente a tener más hijos, al ofrecer condiciones laborales más flexibles y costos de vida manejables. Japón ha estado experimentando con ambas soluciones, pero no ha conseguido mucho con ninguna hasta ahora.

No obstante, los países que están considerando positivamente a la población como un factor importante que afecta el crecimiento económico están desarrollando actualmente políticas para alentar el nacimiento de más hijos. Estos incluyen Singapur, Francia e Israel, y seguramente varios más los seguirán. Sin embargo, los Estados Unidos ha ignorado el tema hasta ahora. Con una tasa de crecimiento poblacional moderada, los EE.UU. pueden haber dejado de lado algunos problemas clave que podrían surgir en el futuro cercano debido a posibles reducciones en las tasas de fertilidad y nacimientos, posiblemente debido a políticas laborales relativamente hostiles. Además, las políticas que aumentan la inmigración definitivamente no estarán en la agenda de los republicanos conservadores, que se apoderaron del Congreso en las últimas elecciones. Esto puede tener serias consecuencias en la población trabajadora del país en el futuro.

Fuente: www.nytimes.com / http://bit.ly/1DZ4opN

Comentarios

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez