Jóvenes venezolanos buscan oportunidades en Uruguay

Cada vez llegan más personas buscando lo que su Venezuela natal no les da: seguridad, tranquilidad, opciones para estudiar y chances de ahorrar
Por Paula Barquet




Una semana después de las elecciones por las que Hugo Chávez fue reelecto presidente de Venezuela, Mariángel Aparicio (27), Daniel Pérez (28) y Ángelo Castro (24) decidieron partir. Los resultados de los comicios no eran los que ellos esperaban. Si bien venían planificando su emigración desde hacía un tiempo, el hecho de que el opositor Henrique Capriles no saliera triunfador, los empujó a irse de su país. Querían “un cambio” y lo buscarían fuera de fronteras.

Un contacto en Brasil les prometió alojamiento y ayuda para inscribirse en una  universidad, pero la burocracia los frenó: les dijeron que debían volver a Venezuela para cumplir con ciertos trámites. Entonces pensaron en Argentina, pero en ese momento conocieron a un uruguayo que los alertó sobre la inseguridad en el vecino del Río de la Plata y les recomendó Uruguay. Las imágenes de Montevideo en internet los cautivaron. “Europa en Sudamérica”, se convencieron. En noviembre de 2012 los tres amigos pisaron estas tierras.

Meses después llegaron otros dos amigos: Greily Castro (24) y Emilio Bolívar (30). Los cinco se habían conocido trabajando en un hotel de la isla Margarita y allí habían pensado en buscar aventuras y oportunidades. En tanto, la situación política y económica de Venezuela se había ido “complicando más”. Greily, que fue la última en emigar, tomó la decisión cuando la agencia de viajes donde trabajaba ya casi no vendía pasajes. Un pantalón le costaba la mitad de su sueldo, y sus ingresos no le permitirían acceder a un auto por más que ahorrara durante años.

Así como ellos, miles de jóvenes venezolanos han emigrado en los últimos años. Un estudio de Anitza Freitez, docente de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, reveló que en 2010 los venezolanos radicados en el exterior eran 200 mil más que en 2005. De acuerdo a información publicada por la agencia EFE, Freitez recogió datos de más de 70 países y algunos organismos internacionales. Los principales destinos elegidos fueron España y Estados Unidos. El motivo más repetido es la inseguridad, y los más dispuestos a irse son los universitarios.

Uruguay también recibe venezolanos, y en los últimos años se registró un leve aumento de inmigrantes de esa nacionalidad. Según datos aportados por la Dirección Nacional de Migraciones, en promedio se radican aquí 36 venezolanos cada año.

Pero ni las cifras uruguayas ni el informe de la investigadora venezolana llegan a reflejar la última “gran ola de migración” que Laura Solórzano (27) identifica desde octubre de 2012, justo después de las elecciones nacionales de ese año. Laura, una venezolana que forma parte de esa tendencia, llegó a Uruguay hace un mes. Contó a El Observador que no tiene familia aquí ni la unen otros lazos, más allá de su búsqueda de un destino tranquilo donde estudiar. La opción predominante de quienes han emigrado en el último año y medio es, según dijo, por América Latina. Y los destinos más frecuentes son Chile y Uruguay.

Cinco venezolanos en la Aguada

Por fuera, la casa que alquilan Mariángel, Daniel, Ángelo, Greily y Emilio sobre la calle Democracia, en la Aguada, luce desprolija, casi abandonada. Al final de un pasillo del mismo estilo, que conecta otros apartamentos, se llega a una pieza pequeña pero ordenada, y entonces se alcanza a ver varias paredes pintadas de colores que reflejan con más fidelidad el carácter de quienes habitan allí.

Quieren saber si la intención de El Observador es que hablen mal de Venezuela. Descartada esa duda, las mujeres piden unos minutos para maquillarse y los varones también aprovechan el tiempo para lookearse. La temperatura ronda los 15 grados pero ellos visten de shorts y remera, como si fuera verano.

Cuando llegaron a Uruguay no tenían ningún conocido aquí. Fueron a parar a una “residencia” en la calle San José, pagaron el primer mes e hicieron un surtido de supermercado. La rambla montevideana les hizo sentir que estaban en Miami, y la arquitectura les recordó Europa. Pero al segundo día les robaron –no saben bien cómo– todo su dinero: eran US$ 2 mil, los ahorros de los tres. Entonces pensaron que Uruguay era igual de inseguro que otros países y, una vez más, se replantearon el camino. “Volvamos a Venezuela”, propuso Mariángel. “Vayamos a la embajada y digamos que nos robaron todo, que nos ayuden a volver”. Daniel y Ángelo frenaron la iniciativa.

Al tercer día, Daniel conoció a un uruguayo que le presentó a la dueña de un restaurante. “Si tengo que barrer, limpiar... Hago lo que sea”, suplicó. La mujer le dio trabajo como asistente de cocina en “Hoy te quiero”, un local de comidas en Punta Carretas.

Lo que sigue es la historia de sacrificio de estos jóvenes por salir adelante en Uruguay. Mariángel y Ángelo caminaron desde San José hasta Avenida Italia (“no teníamos para pagar el boleto, que en aquel momento salía $ 19, cuenta la joven) y finalmente consiguieron trabajo, ella en una panadería y él en una tienda.

Trabajaron casi un año para salir de la pensión y acceder a un alquiler. Hace cuatro meses viven en esa casa, que al principio no tenía luz, agua, muebles ni electrodomésticos. “Todo lo que ven es fruto de nuestro esfuerzo personal. Todo lo compramos nosotros. El próximo paso es mudarnos a Pocitos a un edificio sobre la rambla; estamos trabajando para eso”, bromea Mariángel.

El empleo de Daniel en “Hoy te quiero” resultó tan bueno que en la medida que otros iban dejando sus puestos allí, él iba recomendando a sus amigos. “Si es como tú, que venga”, dicen que respondía la dueña del lugar.

Hoy por hoy, los cinco han tenido experiencias laborales allí. Son mozos, cajeros, cocineros y hasta reposteros. “Nos aman, nos va súper bien. A la gente le llamamos la atención por nuestros colores, nuestro carisma, todo. Eso ha sido un enganche para el restaurante y las dueñas lo valoran”, asegura Mariángel. Creen que los prefieren ante los jóvenes uruguayos porque siempre llevan una sonrisa, son más serviciales y muy trabajadores.


Uruguay, tierra de oportunidades

Uruguay les “abrió las puertas” para estudiar, trabajar, ahorrar, e incluso enviar dinero a sus familias en Venezuela. Por eso, dicen, están “muy agradecidos”.

Entre las características que más valoran del país hay algunas previsibles, como la seguridad y la tranquilidad, pero otras más llamativas. Admiran el transporte público porque, en comparación con el venezolano, es más espacioso y menos arbitrario. No van “50 mil personas” en un mismo ómnibus y los choferes “se detienen en las paradas”.

También disfrutan de poder hacer un surtido en el supermercado y comprar, por ejemplo, la cantidad de litros de leche que deseen. En Venezuela, recuerdan, debían ir a 10 supermercados para completar un surtido y hacer “colas” para conseguir alimentos básicos que escasean, como la harina de maíz con la que cocinan las tradicionales arepas.

Hace un mes, Ángelo compró un pasaje para ir a visitar a su familia. No llegó a viajar porque su propia madre se lo impidió. Tenía miedo de que le “pasara algo” en una salida con sus amigos, y le planteó que mejor esperara a que la situación en Venezuela cambiara. Lo mismo le pasó a Daniel, aunque no llegó a comprar el boleto. Planeaba pasar sus vacaciones en su país, y su madre lo detuvo. “Me dijo: ‘No vengas, prefiero ir yo a visitarte. Acá todos los días están matando a alguien’”.


Volver a Venezuela

Escuchar a sus amigos hablar sobre Venezuela hace llorar a Adelein Medina (25), una venezolana que está de paso en Montevideo y que se suma a la conversación. “Ver y sentir que muchos amigos se han ido… ¿Cómo es posible que nosotros estemos tan mal, si estamos en el mismo continente y tenemos prácticamente los mismos principios?”, se pregunta la joven, que también está analizando emigrar.

Si bien no son muy políticos, los seis optaron por Capriles en las últimas elecciones y se consideran opositores. Greily, por ejemplo, sostiene que Venezuela pasa por “un momento muy crítico”. Daniel plantea que los uruguayos valorarían más lo que tienen si vivieran tan solo una semana en Venezuela. Todos hablan de la necesidad de cambiar. Y cuando deben explicar por qué hay tantos adeptos al socialismo que pregonó Chávez, el argumento es que la población venezolana es predominantemente pobre y conformista, por lo que se ha acostumbrado a lo “poco” que le da el gobierno. También cuentan que hay quienes dicen votar al chavismo y, en realidad, lo hacen por plata o por miedo.

A pesar de sus opiniones, el presente de Venezuela no los deja apartar su mirada del futuro. “Mi final, si Dios me lo permite, es en mi país. Amo mi país, esté como esté”, afirma Mariángel. Y todos coinciden en que cuando la situación sea más favorable, sea en un año o en varios, volverán.

En una empresa en Zonamérica, lejos de esa casita en la Aguada, trabaja otra venezolana, Jennifer Graterol (25). Ella llegó a Uruguay hace un año pero antes vivió tres en Argentina, y ya se siente más rioplatense que caribeña. La última vez que viajó a Venezuela la trataron de hippie; le gustan más los championes que los tacos. Por eso, a diferencia de sus compatriotas, no piensa volver ni en el largo plazo. Cuando habla con sus amigos venezolanos encuentra que varios están pensando en emigrar. Uruguay, les dice, también tiene playas para disfrutar.

Fuente: http://www.elobservador.com.uy/noticia/277670/jovenes-venezolanos-buscan-oportunidades-en-uruguay/

Comentarios

  1. No se puede mas que sentir una inmensa tristeza...nuestro pais, CONVERTIDO EL EL PEOR DESTINO.Si estos jóvenes, a quienes felicito por su ímpetu y deseos de surgir como tantos miles de venezolanos¡ hablan asi, con base a sus vivencias de hace mas de un año, Podrian imaginarse lo que estamos viviendo hoy dia, cuando no conseguimos ni una bolsa de arroz...ya no solo los jovenes quieren irse, LOS ADULTOS TAMBIEN. Lo que si no es cierto, e importanTe resaltar, es que no son tantos chavistas, hoy dia, es solo una minoria, (20)% Ap) ademas, las elecciones siempreee han estado viciadas por el fraude, pues solo una reelección la gano el ciudadano CHAVEZ

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

Emigrantes venezolanos en Suiza