Los padres huérfanos de Venezuela

La crisis actual de Venezuela encuentra un reflejo en las historias de los “padres huérfanos”. Es decir, los venezolanos mayores que envían a sus hijos al extranjero para salvarlos de los crímenes brutales a los que están sujetos en las calles de Venezuela, lo cual por otra parte los ayuda a establecer sus vidas lejos de la difícil situación económica y de la represión política.
Por Daniela Alexandra Porat 

A la luz de los recientes disturbios, los padres huérfanos podrían sentirse satisfechos de haber previsto el agravamiento de las condiciones, pero con un menor acceso a los dólares y a los vuelos internacionales, se enfrentan a la reclusión involuntaria, haciendo su condición aún más sofocante.

"Los padres deberían estar preparados para la partida de sus hijos cuando llega el momento de vivir sus propias vidas; el problema para los padres venezolanos es que nuestras raíces se están moviendo demasiado", dice María Eugenia, una "madre huérfana " con un hijo en Canadá y una hija en Francia. "Nos estamos convirtiendo no sólo en padres huérfanos, sino en huérfanos de país".
A Elizabeth Fuentes, periodista venezolana y también “madre huérfana”, se le atribuye haber acuñado el término. "En nuestras reuniones familiares ya no hay jóvenes, solo padres que hablan de hijos ausentes, del nido vacío, de lo caro que son los pasajes", escribe Fuentes.

Tal como Venezuela, la historia de los padres huérfanos se enmarca en un antes y un después. En FiveThirty Eight, Dorothy Kronick caracteriza las diferencias en los antes y los después de los venezolanos: “los chavistas comparan el presente del país con el pasado pre-Chávez, mientras que la oposición contrasta la situación económica actual con la evolución más reciente del resto de América Latina”. El fenómeno de los padres huérfanos pertenece al “después”. 

Antes, "todo el mundo acostumbraba salir de Venezuela en algún momento, para estudiar, para trabajar, pero siempre manteniendo un pie aquí. La gente podía irse, pero siempre regresaba. Siempre preparados para regresar a algo, dice la arquitecta María Eugenia. En cambio ahora, los venezolanos son inmigrantes.

Todos y cada uno de los padres huérfanos que entrevisté citan el crimen como la razón principal para enviar a sus hijos al extranjero. Venezuela tiene una de las tasas de homicidio más altas del mundo. Y a pesar de lo doloroso que resulta sostener los lazos con los hijos a través de Skype, Facebook o el correo electrónico, estos padres siempre dicen "mejor allí que aquí".

"Cada día me entero de un hecho más horrible que el anterior. Y si la clase media ve partir a sus hijos, los menos favorecidos ven a sus hijos asesinados, un dolor incomparable a nuestros rituales aeropuerto", escribe Fuentes. Desde 1999, más de un millón de venezolanos, en su mayoría de clase media y alta, ha dejado el país.

Además de la tremenda inseguridad física que caracteriza la vida en Venezuela, la inseguridad económica es otro aguijón que empuja a los jóvenes fuera del país. La tasa de inflación se encuentra actualmente en 60% mientras que el índice de escasez se elevó a 28% en enero pasado, es decir, más de uno de cada cuatro items no está disponible.

Los padres huérfanos y sus niños inmigrantes significan la ruptura de una institución determinante en la vida venezolana: la familia. "En Venezuela, la familia extendida es una institución importante. Los jóvenes en el extranjero están sufriendo la ausencia de sus padres", afirma Harry Czechowicz, un prominente psiquiatra en Venezuela que se especializa en temas relacionados con traumas migratorios. "Incluso si usted tiene Skype se pierde la conexión. No hay nada como el hecho físico de abrazar a alguien... La gente no puede sustituir una realidad con otra".

Julio, ya dos veces y pronto tres veces padre huérfano, está luchando con esta pérdida. “Enviar a  nuestros hijos al extranjero nos ha costado mucho. Siempre hemos pensado en la familia unida, las sobrinas, los nietos… todos juntos. Mis hijas están sufriendo mucho. Solíamos tener grandes almuerzos todos los domingos con la familia, veinte, treinta personas, y eso nos hace falta”. Ahora, en la Venezuela de "después ", el núcleo de la vida social y los valores de la vida se están erosionando.

Así que ¿por qué se quedan los padres en Venezuela con su inseguridad física y económica? El doctor Czechowicz señala la importancia del propósito y la identidad. La gente necesita tener un sentido de pertenencia y la necesidad de sentirse útil. Estas partes de la vida son difíciles de reconstruir en un nuevo país. También está la cuestión de los activos atrapados en el país, y de la costosa atención de salud para las personas mayores.
El fenómeno de los padres huérfanos no sólo presagió el presente, sino también un pobre futuro para Venezuela. La elección es ahora más marcada: luchar por su país o luchar por sus hijos. "Algunos muchachos quieren quedarse y tratar de hacer una diferencia, pero no conozco un solo padre que diga sí, quiero que mi hijo se quede y que luche por el país”, dice María Eugenia.

Un temor común planteado por los padres huérfanos es que Venezuela está perdiendo la generación de relevos, es decir, las personas destinadas a sustituir a sus padres en la sociedad civil, la ciencia, el servicio público, etc. "(Antes), Venezuela estaba en pleno auge económico y era la envidia de otras naciones latinoamericanas. Éramos parte de una generación bien formada que contribuía al desarrollo del país. Hoy en día eso no existe. La próxima generación se ha ido, y se ha perdido para el país porque ha emigrado y poco a poco ha logrado encontrar su lugar en otras partes del mundo", dice un padre huérfano que desea permanecer en el anonimato.

Roles invertidos: ahora son los jóvenes los que se preocupan por sus padres en medio del creciente malestar. Un padre huérfano papa quien tiene una hija en Colombia y otra en España me dijo que sus hijas son ahora las que le dicen que no salga de su casa, y le mandan vídeos y artículos sobre la situación en Venezuela a los que no tiene acceso.

Al hablar con estos padres huérfanos comencé a comprender la decisión de mis padres al salir  de Venezuela y mudarse a Canadá cuando mi hermano y yo éramos pequeños. La gente pensaba que estaban locos. Sin embargo, crecí con ellos y con mi abuela.

"Yo siempre comparo al presidente de un país con el padre de una familia. Usted puede sacar lo peor de sus hijos o lo mejor. Por supuesto, cada niño tiene sus propios rasgos de carácter, pero los padres pueden crear las condiciones para que el niño salga mejor o peor", dice María Eugenia, "Venezuela no era perfecta y había cosas que necesitaban ser corregidas,  pero un mal padre se hizo cargo".

Un buen padre quiere que sus hijos tengan vidas felices y plenas. Es triste que los padres venezolanos, para ayudar a la felicidad de sus hijos, deban perder la experiencia de la paternidad.

Fuente: http://caracaschronicles.com/2014/04/20/venezuelas-orphaned-parents/

Comentarios

  1. Hola,

    I am actually the writer of this post. Thank you for translating it into Spanish. If you see the original article on Caracas Chronicles, you'll note that the attribution is given to me, Daniela Porat, as the author. If it's not too much trouble, please revise your attribution. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa Daniela, ya corregimos el error. ¡Muchas gracias por avisarnos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez