La distancia significa mucho más que estar lejos

A todos aquellos que están lejos: sigan siendo tan valientes como hasta ahora.
Por Candela Duato




La distancia es saber valorar un café con tu gente. Con los de siempre. O una cerveza al sol. Es echar de menos pequeños detalles y anécdotas que estando cerca de los tuyos no extrañarías tanto. Es saber a qué sabe un abrazo de bienvenida, aunque sólo sea por unos días. Y que ese sabor se convierta en tu favorito.

O que las despedidas se conviertan en el sabor más amargo que jamás probaste.

La distancia es plantarle cara al mundo un día, hacer las maletas e irse. Es no saber muy bien lo que haces hasta que pasan unos meses. Y cuando empiezas a ser consciente de la decisión que tomaste, seguir adelante. Porque sí. Con un par de cojones. Porque la distancia es eso, arriesgarse. Tener valor. Jugársela sin estar seguro nunca. Tener un pie en un sitio y otro en el otro. Es muchas veces tener una lucha interior entre tus sueños y tus sentimientos.

La distancia es tener días en que deseas poder teletransportarte, incluso más que cuando eras pequeña. Y confiar en que, algún día -sin saber cuándo, ni cómo- sea posible. Porque aunque tu cabeza te diga que es imposible, las ganas pueden más que otra cosa.

La distancia son las sorpresas y los detalles. Son las notas de voz eternas, la diferencia horaria, los cumpleaños por Skype y los mil “te echo de menos” por whatsapp. Es acordarse de otra persona al ver o escuchar cualquier cosa, y no poder evitar enviárselo. 

La distancia es asumir que eres la amiga que nunca está y que tu madre tenga que asumir que eres su hija invisible, que eso cuesta un poquito más…

La distancia es aprender a vivir por uno mismo, a simplemente ser. Es pasar días muy malos y días muy buenos. Días de querer dejarlo todo y días de querer quedarse ahí para siempre. Es sentirse completamente solo y de golpe darse cuenta de que tu gente está ahí, aunque sea lejos. Y aprender que eso significa que NUNCA estarás solo, porque a veces el corazón va donde la voz no llega.

Porque la distancia separa cuerpos, no corazones. Y desde luego no lo ha conseguido con los nuestros, queridos amigos. Sepan que de 365 días, los necesitamos 366. Que se nos parte el alma cada vez que sabemos que alguno de ustedes no está en no está en un buen momento y no podemos estar a su lado; y que tratamos de llevar la distancia lo mejor que podemos.

Fuente: http://www.upsocl.com/estilo-de-vida/la-distancia-significa-mucho-mas-que-estar-lejos/

Comentarios

  1. Es para leerlo y quedarse muda. Lo dice todo. Lo acepto como si estuviese dirigido a mí y a nadie más. Somos tantos los que estamos comprometidos con los sentimientos que arroja la lectura de este texto... Son tantos trozos de nuestros corazones que trabajan mientras dormimos (por huso horario). Son tantos abrazos en medio del océano -en mi caso- Tantos y tantos vuelos del pensamiento cruzando fronteras. Tantos deseos que todos esos mares se hagan pequeñitos para extender la mano y tocar la suya... Pero la esperanza está ahí, como un roble. El amor está de ese lado, no del nuestro, porque también voló con quienes se fueron. Este texto no es para ponerse triste, sino para potenciar la fe en Dios y la esperanza de que es un hasta luego. Felicito a quien sacó el bolígrafo de su alma para escribir párrafos tan sensibles a la piel de quienes nos estamos curtiendo de ausencia. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow ! No sé si el escrito o tu respuesta es más hermoso! Ustedes resumen todo... Fuerza y Fe!

      Eliminar
  2. Magally Mancilla, el escrito es muy sentido pero la respuesta "no tiene madre " ,como dicen en el país q ahora es mi hogar, para referirse a algo extraordinario.

    ResponderEliminar
  3. Magally Mancilla, el escrito es muy sentido pero la respuesta "no tiene madre " ,como dicen en el país q ahora es mi hogar, para referirse a algo extraordinario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Migrar, vivir, morir, revivir

Elogio de la esperanza

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez