Venezolana hija de inmigrante en España es estrella de fútbol en EE.UU.

La trayectoria personal de Gabriela Morales, estudiante de procedencia venezolana del madrileño Colegio San Diego y San Vicente, y hoy jugadora de fútbol profesional en Estados Unidos es el ejemplo de cómo el tesón y el esfuerzo pueden llevar a un niño, hijo de inmigrante en España, a donde quiera.
Por Carlota Fominaya, ABC, Madrid

Gabriela Morales

La madre de Gabriela Morales, Ana Gabriela Palmero Valdez, emigró de Venezuela a Madrid cuando era joven. Era bailarina y profesora de ballet. En esta ciudad conoció a su padre, procedente de Jaen. «Mi padre siempre ha jugado al fútbol y yo creo que mi pasión por este deporte vino porque desde pequeña siempre iba con mi madre a verle entrenar y a sus partidos», cuenta. Como madrileña, nunca tuvo problemas en el centro vivenciano donde estudió. Es más, siempre se sintió muy querida allí y siente que le ayudaron mucho tanto a nivel educativo, como deportivo y humano. «Tengo que destacar especialmente a mi profesor de Educación Física, mi materia favorita, y entrenador de fútbol, Álvaro Lumeras. Gracias a él aprendí que el fútbol es un estilo de vida y que si uno trabaja duro se puede llegar lejos en todos los aspectos de la vida».

«También tengo que dar gracias —continúa— a todos los profesores que he tenido desde infantil hasta la ESO porque cada uno ha contribuido con su granito de arena a formarme como persona y a darme una buena base educativa. Siempre me ayudaron cuando lo necesité. Por ejemplo, cuando me ausentaba por convocatorias con la Selección Madrileña o con la Selección Española, ellos siempre lo entendían y me daban margen para poder realizar mis exámenes o me volvían a explicar la materia aparte», apunta.

Su media de notas tanto en la ESO como en Bachillerato siempre fue de notable alto. «Siempre he sido muy exigente con mis estudios porque soy consciente de que cuando no juegue al fútbol tengo que tener un plan B. Para mí nunca ha sido un problema compaginar estudios y deporte porque me considero muy organizada con mi horario, pero es verdad que si comparo las facilidades que le dan a los deportistas en EEUU con España estamos a años luz».

En este sentido Gabriela asegura que su último año de bachillerato fue muy difícil porque, «aparte de tener que aprobar todas las asignaturas para graduarme y estudiar para Selectividad, tuve que estudiar para realizar el SAT. El SAT es la prueba de acceso a la universidad americana en inglés. Fue un año muy duro, pero todo salió bien, aprobé y pude poner rumbo a Estados Unidos con una beca total a la Universidad de Saint Francis (PA). Aquí, compagino jugar en la primera división de la NCAA de futbol femenino y mis estudios de negocios internacionales y lengua moderna».

En cuanto a su carrera deportiva, esta joven ha jugado en clubes como CF Pozuelo de Alarcón, Rayo Vallecano y Madrid CFF. Pasó por las categorías de sub-13, sub-16, 2 División y debutó en primera División con el Rayo Vallecano contra el Valencia. «Tengo que destacar en mi etapa en España mi debut con la Selección Española Sub-17 y proclamarme campeona de España con la Selección Madrileña sub-18. La oportunidad de conseguir una beca para irme a EE.UU. vino cuando estaba disputando el campeonato de selecciones territoriales con la Selección Madrileña. Una agencia se puso en contacto conmigo y me dijeron que podrían conseguir una beca total si conseguía pasar ciertos exámenes de inglés, me puse manos a la obra y logré conseguirlo».

Su vida en Estados Unidos

Como todos los comienzos, no fue nada fácil el principio en Saint Francis University (PA). El cambio de idioma, las clases y el futbol, eran totalmente diferentes a los que ella estaba acostumbrada. «A nivel educativo, los profesores en USA siempre me ayudan en todo lo que pueden (Me citan en sus oficinas para explicarme lo que no entiendo, me facilitan todo el material de la clase cuando me ausento…). Incluso mis compañeros de clase me facilitan apuntes porque saben que no es fácil ser atleta e internacional. Ahora mismo, me siento muy feliz y es mi segunda casa, después de este semestre seré estudiante de 4 año y sólo me quedarán 5 clases para acabar la carrera. Tengo una media actualmente de 3.3 sobre 4. En estos dos últimos semestres he conseguido entrar en dos listas de honor», admite.

A nivel deportivo, prosigue, «tampoco me puedo quejar porque en 2016 nos hemos proclamado campeonas de la Conferencia Noroeste (NCAA 1 División). La NCAA, es el organismo que engloba a las universidades americanas y se divide en NCAA 1 División (Máxima división a nivel universitario), 2 División y 3 División. También, fui nombrada en el once ideal de la conferencia, bota de oro (Máxima goleadora de la conferencia) y mejor jugadora del año. ¡Estoy muy feliz y espero que la temporada que viene vaya igual o mejor!»

Fuente: http://www.abc.es/familia/educacion/abci-hija-inmigrante-y-estudiante-espana-estrella-futbol-eeuu-201703221625_noticia.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Elogio de la esperanza

Migrar, vivir, morir, revivir

"Para irse de Venezuela hay que ser muy valiente", Laureano Márquez